Una de las industria de mayor consumo en sus distintas capas es la textil, representada en pequeños nichos o en las grandes firmas de moda que colección tras colección imponen tendencias. Sin embargo, dentro de esta dinámica es conveniente comenzar a preguntarse distintas cuestiones vinculadas con la ropa que se usa normalmente. ¿Quién la produce? ¿Bajo cuáles condiciones? ¿Cómo afecta al medioambiente?

A través de estas preguntas se trata de fomentar la cultura de la ropa ética, una tendencia orientada a generar consciencia sustentable dentro del universo de la moda. Además de toda la información que se comparte a continuación, se recomienda cursar el Máster en Personal Shopper.

Recursos Humanos: Máster MBA Recursos Humanos
ESNECA BUSINESS SCHOOL
595 €
Ver más
Recursos Humanos: Máster MBA en Recursos Humanos
ESNECA BUSINESS SCHOOL
595 €
Ver más

Sostenibilidad y estilo sin perder elegancia

La moda también experimenta cambios debido a tendencias enfocadas en el cuidado ambiental. En ese sentido, es necesario precisar qué es la ropa ética. Esta definición agrupa a las prendas que fueron desarrolladas con base en una filosofía que cuida el medio ambiente y protege los derechos de los trabajadores implicados en ella.

Esta tendencia se produce en oposición a la “fast fashion”, orientada a la fabricación masiva de productos que tienen rápida salida. Estas prendas, por lo general, no protegen las condiciones de trabajo de quienes participan en la producción ni tienen un enfoque sustentable. Para hacer aún más evidentes las diferencias entre ambos modos de producción, la ropa ética utiliza materiales reciclados y procura métodos de bajo impacto para el planeta.

Slow fashion: ¿en qué consiste?

Por contraste, el slow fashion es lo opuesto a la tendencia de usar y tirar ropa de forma constante. Se trata de fomentar un consumo más consciente. En este concepto se incluyen una serie de ramificaciones que comparten un mismo fin: cuidar el ambiente y las condiciones de producción de las prendas.

Además de esto, como se sugirió previamente, procura generar una cultura de consumo menos agresiva para evitar compras compulsivas y, así, dar más valor a la calidad de las prendas que ofrecen bajo los principios antes mencionados. ¿El resultado? Las personas adquieren ropa más duradera, de buena calidad y que no afectan al ecosistema.

Moda ética: los puntos básicos

Hay una serie de normas que dan sentido a esta corriente de creación y estilo de vestir:

Defensa de derechos laborales

La industria de la moda, la conectividad, la globalización y las dinámicas de consumo han derivado en prácticas laborales que no respetan los derechos de muchos trabajadores. Grandes emporios comerciales proyectan objetivos sostenidos en dinámicas laborales que podrían ser cuestionadas desde distintas perspectivas. En promedio, se estima que los empleados que forman parte del proceso de producción de las fast fashion no perciben ni el 2% del valor final de la prenda.

Consumo consciente y responsable

Las dinámicas de consumo cada vez están más aceleradas, como si se tratase de comprar por comprar antes de pensar en la utilidad de lo que se adquiere. La moda no escapa a esto. Por el contrario, es uno de los sectores en los que suele manifestarse de forma más constante. En ese sentido, la ropa ética tiene como objetivo fomentar el consumo responsable, pensando tanto en la utilidad como en la durabilidad de la prenda y que estas no causen daño al planeta durante sus procesos de producción o a través de los materiales con los que se producen.

Cuidado del medio ambiente

Se estima que la industria de la moda es una de las que más contamina globalmente. Esto es producto de sus procesos de producción, orientados de forma masiva, la compra compulsiva, precios fuera de los valores adecuados y la sobreexplotación de recursos naturales para dar con diversas piezas.

Por su parte, la ropa ética se opone a estas prácticas y se enfoca en respetar tanto el medio ambiente como a dar valorar justo a los productos.

Respeto animal

Es muy común que, para dar determinadas prendas, se utilicen productos químicos en animales. En oposición, la ropa ética evita el uso de piel animal y de productos químicos que hayan sido probados en seres humanos.

Apoyo a la industria local

Por lo general, como parte de sus procesos de producción, la ropa ética evita la deslocalización de sus fábricas y espacios de manufactura. Por eso suelen enfocarse en mercados locales, segmentados y próximos a sectores concretos. Además, se apoyan en la industria local para cuidar el tipo de recursos que utilizan.

Ropa ética, sustentable, y llena de estilo

La producción de las marcas enfocadas en esta tendencia suele ser “a pequeña escala”. Eso quiere decir que no abundan demasiadas prendas y, por tanto, cada una de ellas tiene algo único que las hace especiales. Quienes compran este tipo de creaciones no solo adquieren un producto ecofriendly, de producción artesanal, sino que también suman piezas que no encontrarán con facilidad en otra persona en la calle.

¿Quieres descubrir toda la oferta formativa de Esneca Business School? Ponte en contacto con Emagister y te ayudaremos a encontrar el curso perfecto para ti.

Si eres ya un estudiante de este centro y deseas contarnos tu experiencia, ¡deja tu opinión gracias a este formulario y ayuda otros estudiantes como tú a escoger mejor!

, , ,
Descubre toda la oferta formativa de ESNECA BUSINESS SCHOOL

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *