Debido al auge de las películas y series de televisión en las que la investigación criminológica toma una cierta relevancia en el transcurso de la trama, la demanda por los estudios de Criminología ha experimentado un ascenso en la segunda década del siglo XXI y cada vez son más las universidades que los ofertan. Pero no se trata de una disciplina nueva, ya que las diferentes ciencias que la componen se vienen desarrollando desde principios del XIX, aunque la enseñanza de muchas de ellas se circunscribía tradicionalmente a instituciones criminológicas o cuerpos de seguridad.

¿Qué es la criminología?

La criminología es una ciencia multidisciplinar que estudia al criminal y a la relación que este tiene con el crimen y sus víctimas. Su objetivo es tanto el estudio como la prevención y el análisis de la criminalidad, el criminal y el hecho delictivo; y centra su atención en la conducta antisocial (tanto la real como la percibida por la sociedad) que lleva a la realización de un crimen. Es, por tanto, la ciencia que trata de explicar el delito como resultado de factores psicológicos, sociológicos y biológicos.

Diferencias entre criminología y criminalística

Es frecuente confundir criminología y criminalística debido a la percepción que tenemos de ellas a través de la televisión, pero existen una serie de diferencias fundamentales. La criminalística (o ciencias forenses ) es un conjunto de disciplinas que tienen como objeto el análisis del material (pruebas físicas) que tiene que ver con un delito. Es decir, que reconstruye los hechos para estudiar cómo se produce un delito. Es, además, una de las ciencias que están englobadas dentro de la criminología, que se compone de muchas otras para explicar por qué se produce un delito.

En qué consiste el grado universitario en criminalística

Este grado universitario se compone de 240 créditos ECTS distribuidos en cuatro años, y se recomienda realizar antes el bachillerato de ciencias sociales. Debido a su naturaleza poliédrica, en el plan de estudios hay contenidos de muy diversa índole, y no solo criminológicos. Estas son algunas de las materias que se aprenden: Victimología (que estudia a la víctima de manera científica, así como su papel en el hecho delictivo, pero también a víctimas de accidentes, desastres o abusos de poder), Política Criminal (el estudio del conjunto de medidas empleadas por los gobiernos para hacer frente a la criminalidad), Antropología, Sociología, Psicología de la Personalidad, Intervención Social, Derecho…

Posgrados y dobles grados de criminología

Como cada vez hay más demanda de este tipo de estudios, también van apareciendo nuevos másteres y posgrados de especialización, ya que esta es clave para tener mayores oportunidades laborales en el futuro. Así pues, existen posgrados y másteres tan diferentes como el de experto en criminología, psicología jurídica, psicología criminológica o neurocriminología entre otros.

En el momento de iniciar los estudios también tienes la opción de cursar un doble grado que te proporcione una formación más versátil. En este sentido, tienes dobles grados que combinan la Criminología con Derecho, Psicología o Trabajo Social, entre otros.

Salidas profesionales

Los profesionales de la criminología pueden desempeñar sus funciones en diferentes áreas, ya que tienen que tratar con cuerpos de seguridad tanto públicos como privados, con médicos, forenses, instituciones judiciales e incluso abogados. Además, es recomendable tener un buen dominio de otros idiomas ya que existe una gran demanda internacional.

Los graduados en esta carrera pueden trabajar en diferentes lugares aparte de realizando trabajos de investigación de campo, como por ejemplo en:

  • Cuerpos policiales: formando parte de ellos o colaborando con los mismos (como victimólogo, criminalista o policía científica).
  • Centros penitenciarios: en el equipo técnico, en juntas de tratamiento, realizando seguimiento de los presos, asesorando a los jueces de vigilancia…
  • Seguridad privada: como parte del equipo formador o asesor.
  • Investigación privada: investigando conflictos, desapariciones…
  • En el área judicial: llevando bases de datos de delitos, controlando estadísticas de informes criminales o como criminólogo forense.

Como puedes comprobar, la criminología no se limita a lo que comúnmente conocemos por la televisión, sino que va más allá y sus aplicaciones pueden llegar a ser muy variadas.

¿Y tú? ¿Has realizado alguno de estos grados o posgrados de criminología? No olvides compartir tu opinión con los demás en Emagister (tanto si los has realizado a través de nuestra plataforma como si no), y así estarás ayudando a que otras personas elijan su mejor formación.

Etiquetas: , , ,
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *