Opinión: Posgrado de docentes de educación básica

proces verd

La Constitución Política del Perú establece la educación básica y superior gratuita y de calidad. Sin embargo el haber participado en dos ocasiones en las evaluaciones PISA realizadas por la OCDE se ha confirmado que tenemos una de las peores educaciones del mundo. Entonces, considerando como factor principal la formación docente, su permanente actualización y especialización para mejorar los servicios educativos en educación básica, se requiere de ofertas educativas que le permitan acceder a los conocimientos sobre estrategias de enseñanza aprendizaje y las universidades deberían ofertar carreras de segunda especialidad en didáctica en el área de interés del docente para lograr mejores resultados con sus alumnos.

Lamentablemente, con la expedición de la Ley de inversión privada en educación, las universidades particulares ofertan maestrías y doctorados en educación superior, gestión y administración de la educación con el adicional de investigación. Estudios que en vez de fortalecer los conocimientos de los docentes de educación básica, les sugiere incursionar al nivel superior.

El fácil acceso y la ausencia de selección en las universidades particulares, también ha generado el problema de alejamiento de docentes de educación básica o en su defecto alternar con una segunda profesión y especialidad ajena a la labor docente, como periodismo, abogacía, contabilidad, ingeniería de sistemas, administración de empresas, e inclusive dedicación a la política, dejando en segundo plano la responsabilidad docente.

La preferencia por los estudios de maestría están reforzadas por el mayor puntaje en la evaluación docente para ascender de nivel remunerativo, frente a una segunda especialidad; craso error por la creencia que las maestrías son sinónimos de erudición e investigación, lo cual, en el país no es evidente. Se está masificando los estudios de maestría y doctorado sin cumplir con el perfil de crítico, creativo, innovador, investigador… menos el dominio de uno o dos idiomas, que no es pertinente con la educación básica.

Por lo que propongo como criterios de evaluación de docentes, con mayor puntuación, una segunda especialidad en didáctica en el área que corresponda, posteriormente otra especialidad en problemas de aprendizaje, comprensión lectora, evaluación integral, tutoría, escuela de padres o estimulación temprana. Como las evaluaciones son cada cuatro años, es posible alternar el trabajo con el estudio, porque creo que los docentes debemos ser ejemplo de los alumnos valorando la educación como alternativa de superación.

Posteriormente, cuando hayan realizado estas dos especialidades y tengan dominio de su labor, podrán acceder a los estudios de posgrado para prepararse y asumir nuevas responsabilidades en la gestión e investigación en educación básica. Hay que tener en cuenta que el docente está haciendo carrera en este nivel educativo y en consecuencia debe ser especialista y conocedor de la realidad educativa para mejorarla, transformarla y elevar el nivel académico de nuestros niños y adolescentes de educación básica.

Finalmente, para realizar los estudios de segunda especialidad y posgrado de los docentes deben realizarse preferentemente en las universidades nacionales y particulares acreditadas, que brinden servicios de calidad para el perfeccionamiento de los docentes de educación básica.

Share Button
The following two tabs change content below.

Raúl Gamarra

Licenciado en Educación, Periodismo, Administración y Contador Público. Con dos maestrías en Educación, un Doctorado en Educación y otro en Administración. Practico el Aprendizaje Permanente (Lifelong learning). Me interesan los temas de resiliencia, liderazgo, ética y superación personal. Actualmente soy docente universitario en la Universidad de Huánuco y Uladech, ambos con sede en Tingo María.

Latest posts by Raúl Gamarra (see all)

Deja un comentario