Qué estudiar para ser celador

Celador

Cuando hablamos de los profesionales que integran la plantilla de un hospital, solemos pensar en médicos y enfermeras, pero también hay otros trabajadores que son indispensables para su buen funcionamiento. Si bien no siempre los tenemos presentes, todo el que haya pasado por un centro hospitalario ha recibido los cuidados de un celador en un momento u otro. Su trabajo es esencial, y puede suponer una buena salida laboral.

En qué consiste el trabajo del celador

Como decíamos, el trabajo del celador es esencial en el buen funcionamiento de los centros sanitarios, ya que se encargan de diferentes tareas importantes. En los cursos de formación como celador aprenderás a realizar varias de estas funciones como el traslado y las técnicas de movilización de pacientes, información y atención al público, asistencia al personal de enfermería, traslado de documentación o materiales, o la preparación de la mesa quirúrgica entre muchas otras.

Existen diferentes tipos de celador en función de las tareas que le sean asignadas en cada centro. Por tanto, encontramos celadores que están en contacto directo y de manera habitual con los pacientes, como es el caso de los celadores de urgencias, de planta, de quirófano, de rehabilitación o de UVI. También están los que realizan una atención al público, como los celadores de planta, de ambulatorios, de vigilancia o de ambulancia. Por último, encontramos muchos otros tipos de celador como los de lavandería, de almacén,de necropsias, o incluso de dependencias administrativas, ya que se pueden encargar de la custodia de las mismas.

Requisitos para ser celador

Para poder acceder a un curso de celador no es necesario estar en posesión de un título educativo concreto. Existe una amplia oferta de cursos tanto presenciales como online, que te ofrecerán la formación necesaria para poder optar más adelante a un puesto de trabajo.

Además de la formación, son necesarias unas características físicas y psicológicas concretas. Es importante que el celador sea una persona empática, que sepa ponerse en el lugar del paciente e identificar sus necesidades, ya que una actitud fría puede hacer que el enfermo se muestre poco cooperador. Un celador tiene que transmitir una sensación de templanza y calma en todas las situaciones, así como demostrar unas buenas habilidades comunicativas para saber cómo tratar en todo momento con los pacientes. Por último, el celador tiene que encontrarse en buena forma física ya que a menudo tendrá que movilizar y transportar a enfermos que no lo puedan hacer por sí mismos.

Salidas profesionales

Cuando hayas acabado tu formación podrás acceder a puestos de trabajo en hospitales y clínicas tanto públicos como privados, instituciones geriátricas e incluso consultas privadas. Si quieres optar a una plaza en el sector público deberás prepararte las oposiciones correspondientes. Además, hay que destacar que dependiendo de la comunidad autónoma en la que residas, tienes a tu disposición varios cursos subvencionados, tanto si estás en paro como si estás trabajando.

¿Y tú? ¿Has realizado alguno de estos cursos? No olvides compartir tu opinión con los demás en Emagister (tanto si los has realizado a través de nuestra plataforma como si no), y así estarás ayudando a que otras personas elijan su mejor formación.

Leave a Comment