La sabiduría popular afirma que de la teoría a práctica siempre hay un paso. La dificultad para aplicar los conocimientos teóricos aparece en todos los ámbitos de la vida, desde tener un hijo hasta encontrar un trabajo. En este sentido, el reto de sacarse el carnet de conducir no es ninguna excepción. Si para algunos alumnos el examen test de la teórica ya ocasiona problemas, la cosa suele complicarse aún más cuando llegamos a la prueba práctica. La presión por superarla después de haber realizado muchas horas en la autoescuela suele influir a la hora del examen. Sin embargo, conviene tener claro que con una buena preparación, teórica y práctica, el recorrido no tiene por qué presentar ningún imprevisto. 

De hecho, hay una serie de cuestiones clave (los stops o los estacionamientos, por ejemplo) que aseguran el éxito si los hacemos bien.  En este post, ponemos el acento en 10 aspectos básicos de la práctica del carnet de conducir. Si los tienes en cuenta y previenes los errores en la autoescuela, ya tienes el permiso de conducción en el bolsillo. ¿Y tú? ¿Qué trucos utilizaste para superar los nervios y evitar despistes de última hora? ¿Cómo afrontaste el día del examen? ¡Comparte tu experiencia con nosotros en un comentario! Ah, y recuerda que puedes financiar tu formación vial con una beca para el carnet de conducir.

Monitor de ludoteca + Máster en pedagogía Montessori- con prácticas garantizadas
INSTITUTO EUROPEO DE EDUCACIÓN
1.800 €
Ver más
Curso Online de Auxiliar Veterinario de Animales de Granja
Centro para la cultura y el conocimiento CCC
2.070 €
Ver más

10 tips para afrontar la práctica del carnet de conducir con garantías

  1. Fíjate bien en los obstáculos. ¿Te encuentras con un obstáculo en tu carril? Asegúrate de comprobar que no viene nadie de cara y empieza a adelantar los obstáculos. Un consejo: mantén una distancia de unos 20 metros y señaliza siempre la maniobra.
  2. Vigila los cambios de carril. Si tienes que cambiar de carril, puedes seguir la maniobra de seguridad RSM. Es decir, mirar el retrovisor, poner el intermitente y desplazarte lateralmente. Es importante hacer un ligero movimiento de cabeza cuando mires el retrovisor.
  3. Practica los aparcamientos. ¿A quién no se le han atragantado alguna vez los estacionamientos? Sea como sea, la clave está en empezar bien. Colócate a una distancia de medio metro respecto al coche que tomes como referencia.
  4. Arranca en pendiente ascendiente. Para que no se te cale el coche, sube el embrague hasta que vibren la palanca de cambios y el volante. Suelta el freno y aguantando el embrague empieza a acelerar.
  5. Ten cuidado con los stops. Cuando llegues a un stop y no tengas visibilidad, aproxímate con el torso del cuerpo y la cabeza inclinados hacia delante. Luego detente completamente en cuanto tengas visibilidad.
  6. Cumple los ceda el paso. Si llegues a un ceda el paso sin visibilidad, pon la  1ª marcha. ¡Recuerda la diferencia entre un stop y un ceda el paso!
  7. Vigila con las zonas acondicionadas. Importante: si el examinador te manda girar a la izquierda o hacer un cambio de sentido, lo primero que tienes que hacer es girar a la derecha para entrar en la zona acondicionada.
  8. Recuerda la norma general. Cuando llegues a una intersección y no esté señalizada la preferencia, mira dónde está el giro o la entrada prohibida. ¿Los coches vienen de la derecha y no tienen ceda ni stop? Tendrás que cederles el paso.
  9. Aprende las maniobras en vídeo. Si el libro de teórica no es suficiente, procura estudiar las maniobras con contenido audiovisual.
  10. Consulta las zonas de examen. Al igual que estudiaste para el examen teórico, conviene que repases qué zonas te pueden tocar durante la práctica. ¡Qué no te pillen desprevenido!

Fuente: PracticaVial.com

, , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *