5 tips para elegir tema en tus trabajos universitarios

Los trabajos universitarios son el pan de cada día en la evaluación continua del Plan Bolonia. Es más, a día de hoy, no hay título que valga sin un Trabajo de Fin de Grado (TFG) o Trabajo de Fin de Máster (TFM) previo. Aunque este sistema de aprendizaje puede resultar gratificante, también plantea algunos inconvenientes. Por ejemplo, tener que trabajar en grupo o sentir indecisión cada vez que hay que decidir el tema del estudio. En todo caso, quien no haya dudado nunca antes de empezar a redactar que lance la primera piedra. De hecho, realizar un trabajo universitario es como participar en una carrera de fondo: el proceso parece demasiado largo y costoso, pero lo más importante es llegar a la meta. 

En este post, te presentamos 5 consejos de oro para elegir los temas de tus trabajos universitarios con garantías. O sea que ya lo sabes: nada de quedarse en blanco antes de empezar, ¡para algo se inventaron las lluvias de ideas! Si no se te ocurre ninguna propuesta brillante, siempre puedes consultar trabajos de cursos anteriores para ver qué temas ya se han tratado. Recuérdalo siempre: hay que evitar ser repetitivo o, lo que es lo mismo, darle personalidad propia a cada aportación académica. ¿Y tú? ¿Qué trucos utilizas para idear los trabajos más originales?

5 consejos para elegir el tema de tus trabajos universitarios

  1. Céntrate en la asignatura. A menudo, el afán por ser originales provoca que nos vayamos demasiado por las ramas. En todo caso, conviene ajustarse al plan docente de la asignatura y no intentar dar pasos más allá. Si te motiva una idea que no tiene nada que ver con tu carrera, quizá deberías plantearte estudiar un segundo grado o máster.
  2. Intenta ser específico. Ve por pasos. En primer lugar, busca una temática que te interese. Después, decide qué cuestión concreta quieres tratar e intenta plantear una hipótesis. Cuanto más amplio sea tu campo de trabajo, más dificultades tendrás para abarcarlo todo. En otras palabras, ten en cuenta el tipo de trabajo y la extensión permitida antes de empezar.
  3. Busca un tema que domines o que te motive. Si el objeto del trabajo no te interesa lo más mínimo, la tarea te resultará larga y pesada. Así pues, siempre que puedas elegir guíate por un doble criterio: escoge lo que te gusta o inclínate por lo que ya conoces. ¡Siempre tendrás la oportunidad de profundizar un poco más!
  4. Ten en cuenta los consejos de tu profesor. El profesor es quien mejor sabe qué se espera de la asignatura y de los alumnos, por lo que debes tenerlo en cuenta antes de tomar cualquier decisión. Si realizas una lluvia de ideas, puedes presentarle varios proyectos antes de empezar a redactar.
  5. Valora los medios que tienes y sé realista. ¿Cuánto tiempo tienes para realizar el trabajo? ¿Con qué expertos podrás contactar? ¿Tienes conocimientos suficientes para demostrar la hipótesis que te planteas? ¿Dispones de tecnología para realizar experimentos? Todas estas preguntas previas son fundamentales para llegar a buen puerto. Decide hasta dónde quieres llegar y, sobre todo, toca de pies al suelo.

Consulta toda la oferta de cursos, carreras y postgrados en España y el extranjero

Deja un comentario