Un examen para cualquier estudiante en cualquier tipo de formación supone el momento principal de valoración de sus conocimientos y habilidades previamente preparados. Los días previos al examen, el estudiante suelen vivir momentos en los que pondrá a prueba sus habilidades de concentración y memoria confrontadas directamente con la ansiedad y la tensión que derivan directamente del miedo al fracaso el día del examen.

Todas estas sensaciones de nervios y de falta de control de las propias emociones son en parte normales e incluso necesarias hasta en su justa medida para poder estar alerta y concentrado los días previos y el mismo día del examen. Pero en ocasiones, este principio de nervios acaba desarrollando una ansiedad en nuestro interior que nos perturba durante el estudio y que nos puede incluso jugar una mala pasada el día del examen.

Es por ello, que en este artículo intentaremos ofrecer algunos consejos básicos y sencillos de seguir en los dos momentos más importantes de un examen que son los últimos días antes del gran evento y el gran día del examen:

Consejos para los días previos al examen:

  • Planificar el estudio: algunas semanas antes del examen es necesario establecer un ritmo diario de estudio distribuyendo el temario a partes igual. Además es importantes como mínimo dos días antes del examen haber finalizado por completo el estudio restando simplemente el repaso general de todo el temario.
  • No hacer nada el día antes: la tarde anterior al día del examen es importante que queda libre de estudio y repaso puesto que lo que no nos hemos aprendido en unos días, difícil será poderlo aprender en una horas. Además resulta importante intentar desconectar de esa asignatura para liberar la mente de tensiones.
  • Buscar el mejor momento del día: habitualmente, las personas tienen un periodo del día que puede ser la mañana, la tarde y/o la noche donde su cabeza y su capacidad de memoria y comprensión suele estar más despierta. Es importante situar entonces las horas de estudio en el mismo momento del día de tal manera que cuando lleguen esas horas nosotros mismos nos autoactivemos y estemos preparados para el estudio.
  • Buscar un buen ambiente de estudio: el lugar de estudio más importante de lo que aparentemente pueda parecer, no solo tiene que ser un lugar tranquilo, sin ruidos, cómodo… sino que también es necesario que sea siempre el mismo para tener unos hábitos y ayudar a nuestra mente a concentrarnos más fácilmente.
  • Comer bien el día del examen: lo que significa que no tenemos que comer ni mucha cantidad de comida para saciar nuestra ansiedad ni ir en ayunas puesto que nuestro celebro necesitará vitaminas y nutrientes al igual que el resto del cuerpo para poder funcionar.
  • Ser puntual en el examen: una de las cosas que más ansiedad nos puede causar es llegar tarde al examen y si eso le sumamos nuestros nervios pueden ser una combinación peligrosa. Por eso es necesario e importante estar con unos 30 minutos antes presente en el lugar del examen.
  • Descansar bien: el cerebro descanso del cerebro es muy importante durante los días de estudio para que procese y almacena de forma correcta todos nuestros nuevos aprendizajes. Además, la noche antes del examen es muy recomendable dormir al menos 8 horas para ir descansado y relajado.
  • No tomar cafeína en exceso: algunos estudiantes beben cafeína los días antes del examen para poder aguantar sesiones maratonianas de estudio. Pero eso puede tener su peligro y es que el día del examen tengamos un bajón de energía que acabe afectando a nuestro rendimiento.
hand fill in Exam carbon paper computer sheet and pencil

¡Muy importante! Repasar el examen antes de entregarlo para evitar errores de celeridad

Consejos para el día del examen:

  • Leer y organizar el examen antes de empezar: justo al recibir las hojas del examen es habitual empezar a escribir y responder todas las preguntas que a primera vista mejor conocemos. Pero lo mejor sería realizar una lectura tranquila y completa de todo el examen que nos ayude a distribuir el tiempo y nos alerte de cuál puede ser el enfoque y la dirección general del examen.
  • Leer las preguntas más de una vez: en algunas ocasiones respondemos mal a las preguntas de un examen simplemente por no haber leído bien el enunciado. Es por ello que es importante leer varias veces la misma pregunta para que nos quede claro que es lo que nos están pidiendo responder.
  • Saltar las preguntas que no sepas o entiendas: las preguntas más difíciles donde nos quedamos en blanco o sin avanzar pueden jugarnos una mala pasada por nuestra ansiedad a intentar responderla. Lo mejor en estos casos es dedicar un par de minutos y sino saltar a la siguiente pregunta para no perder tiempo.
  • Repasar el examen antes de entregarlo: una vez hemos finalizado el examen, si nos hemos distribuido bien el tiempo nos tendrían que quedar un mínimo de 5 minutos para leer de nuevo todas nuestras respuestas y repasar las preguntas por si existiera algún error de comprensión y/o de redacción.

Y una vez hemos puesto en práctica algunos de estos consejos y hemos realizado el examen de forma ordenada y consciente solo nos queda esperar a recibir nuestra calificación esperando un buen resultado si nuestro trabajo ha sido el acertado. Aunque si la calificación es negativa o no es la que nosotros esperábamos es importante saber reconocer el propio esfuerzo realizado y aceptar nuestro resultado siempre esperando mejorar para una próxima vez.

Técnico (G.M.) en Transporte en Emergencias Sanitarias Título Oficial
Centro para la cultura y el conocimiento CCC
1.999 €
Ver más
Certificación Oficial de SAP S/4HANA Finance
UADIN Business School
Precio a consultar
Ver más
, , , , , , , ,
Consulta toda la oferta de cursos, carreras y postgrados en España y el extranjero

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *