Si has oído hablar de las terapias de tercera generación, es que estás preparado para entrar en la nueva era del mercado laboral, dentro del mundo de la psicología positiva. Pero, como ya sabes, la experiencia es la madre de la ciencia y eso es lo que queremos transmitirte en este post.

La importancia de la psicología en el proceso de selección

“Apunta a la luna. Si fallas, podrías dar a una estrella – W. Clement Stone”

Seguro que estás al tanto de cómo se lleva a cabo un proceso de selección dentro de cualquier empresa. Entonces, sabes que la psicología es imprescindible a la hora de interactuar con los candidatos.

Pero, por si lo pasabas por alto hasta ahora, haz click aquí para saber más.

Sin embargo, la psicología no solamente se aplica durante el proceso de selección para conocer el tipo de candidato a formar parte de un equipo profesional.

Además, las empresas utilizan distintas técnicas y herramientas psicológicas pertenecientes a las terapias de tercera generación, como el mindfulness. Por eso, queremos dejarte a continuación algunos consejos para implantar la psicología positiva en una empresa.

Terapias de tercera generación en la práctica

¿Conoces el dicho del vaso medio lleno o medio vacío? Pues es una buena comparación para diferenciar la psicología tradicional de la psicología positiva y las nuevas terapias.

Mientras la psicología tradicional ha tratado a lo largo de la historia de buscar problemas y solucionarlos, la psicología positiva aporta un enfoque en el que se reafirman los puntos fuertes de la persona.

Frases como: ¡buen trabajo! o ¡sigue así! pueden formar parte de la garantía de éxito de una empresa, pues para que ésta funcione, son imprescindibles los empleados que la hacen funcionar.

Así, la motivación sobre los puntos fuertes de cada empleado, refuerzan el potencial que se puede alcanzar, incrementando las fortalezas y virtudes, pero ¿cómo se consigue esta motivación a través de la psicología positiva? Ahí va:

  1. Agradecer el trabajo realizado, pues el reconocimiento es un modo de facilitar la necesidad de autorrealización de cada persona.
  2. Realizar talleres, charlas o actividades en las que se apliquen técnicas por profesionales, de manera que los empleados sean partícipes de esta nuevo concepto de trabajo.
  3. Fomentar la creatividad, creando lazos entre los empleados y los directivos mediante la escucha activa, comunicación y puesta en común de nuevas ideas.

Y, ¿el Mindfulness?

El mindfulness es otra técnica psicológica muy eficiente que, combinada con el resto de herramientas, es capaz de conseguir una gestión adecuada de las emociones que se producen en los empleados durante el día a día.

Pero, no son las únicas que se pueden utilizar en la práctica en una empresa, pues también podemos hablar de la terapia de aceptación y compromiso, o incluso la terapia de activación conductual.

Es por eso que las terapias de tercera generación engloban una serie de herramientas entre todas que debes conocer muy bien para poder aplicarlas en la práctica en una empresa, pues conseguir una atención plena a través de la gestión de las emociones y de la motivación es una cuestión crucial que puede llevar o no al éxito a una empresa.

Para ello, te sugerimos una adecuada formación en inteligencia emocional y terapias de tercera generación. ¿A qué esperas?

Fuente: Insituto Serca

, , , , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *