Iba a empezar el artículo con un “no, no estamos locos”, pero quizás sí que estamos llegando a ese extremo. Cierto es que las grandes mentes tienen “ese punto de locura” que les hace especiales, y sin ellos no estaríamos donde estamos, pero al principio nos cuesta asimilar lo que nos presentan.

Hoy en día podemos hacer casi cualquier cosa con un móvil, una tablet o un ordenador, incluso la comida. No, no me refiero a utilizar utensilios de cocina a distancia mediante una app, me refiero a descargarte y crear tu propia comida.

¿Tienes hambre, no te gustan los restaurantes con servicio a domicilio de tu zona y no quieres salir de casa? Hasta ahora esto suponía un dilema, puesto que en algún aspecto tenías que pasar por el aro, ya sea dándole la enésima oportunidad a ese restaurante que no te apasiona pero que te trae la comida calentita o poniéndote una chaqueta encima del pijama y bajando a buscarla. Pues bien, ese problema lo ha resuelto la compañía Open Meals con su Impresora 3D de comida.

Este avance tecnológico fue presentado en la feria  South by Southwest, en Estados unidos, el pasado mes de marzo. El uso de este tipo de máquinas en el formato culinario no es nuevo, puesto que ya se utilizaban como soporte para cocinar o perfeccionar estructuras, pero nunca se había utilizado para fabricar productos comestibles.

La maquina inventada por Open Meals funciona así: primero accedemos a una plataforma de comida digital que tiene almacenados los datos correspondientes a miles de platos en cuanto a sabor, tamaño, textura, forma, color y nutrientes. Ahora viene la magia: al seleccionar la que queremos (una pieza de sushi por ejemplo), bajamos esos datos y la máquina ‘imprime’ en 3D pequeños cubitos hechos de un gel comestible que va colocando hasta crear una especie de sushi pixelado, igual que si lo estuviéramos viendo en Minecraft. A cada uno de los cubos impresos se les inyectan distintos sabores, colores, nutrientes y demás para conseguir igualar el aspecto y el sabor de la pieza real, sólo que presentada en formato pixelado.

¿Increíble verdad? Para todos aquellos que ya estéis buscando esta máquina para poder comprarla y empezar a descargaros comida, lamento deciros que aún tardará en salir a la venta, ya que tanto la base de datos como el particular electrodoméstico inteligente están aún pendientes de patente (guiño, guiño).

¿Qué os parece la revolución digital en el ámbito culinario? ¿Os comeríais algo bajado de la Red e impreso en vuestra casa?

Técnico en Impresión 3D
Centro para la cultura y el conocimiento CCC
2.070 €
Ver más
, , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *