La adolescencia es una fase de cambios personales que preocupa especialmente a los progenitores. Anterior a esto, la persona vive su preadolescencia. Seguramente mucha gente se pregunta en qué momento tiene inicio este capítulo de la vida. De todas maneras, no existe un dato general que sea universal para todos los casos.

¿Cuándo empieza la preadolescencia?

Cada ser humano tiene su propia evolución vital desde la infancia. Como dato orientativo, hay que valorar y contextualizar esta etapa en torno a los 9 y 12 años. Esta es una fase de cambios importantes a nivel físico. También, el preadolescente padece cambios a nivel emocional.

Cambios físicos en la preadolescencia

Uno de los cambios físicos que se pueden producir en esta etapa es la presencia de acné. Los consejos de un dermatólogo entendido puede ser muy positivo para buscar un tratamiento correcto en función de la evaluación. Otro de los indicios observables de esta fase es el crecimiento que tienen los preadolescentes.

Se trata de un crecimiento claro que en el lenguaje coloquial recibe el nombre de «estirón». Un estirón actualiza la talla de ropa que utiliza el joven. En esta fase de la preadolescencia las mujeres también comprueban la llegada de la primera menstruación. Por su parte, los chavales pueden alterar un cambio en su voz.

Cambios psicológicos y emocionales que se experimentan

Perfeccionando el punto de vista del apartado anterior, ahora hay que centrarse en el cambio contextualizado en el sector emocional. Este cambio también aporta una nueva situación al vínculo entre padres e hijos. El hijo puede preguntarse la aplicación de una norma. ¿Cómo lo gestiona? Por ejemplo, contesta con indisciplina ante una información de estas particularidades.

Mientras que un niño acostumbra a idealizar a sus padres, este es un momento de reafirmación individual para el preadolescente. Él empieza a dejar ver su punto de vista ante la autoridad a través de la acción. Aunque esta decisión también puede estar acompañada por la inseguridad y la incertidumbre.

En este momento, el protagonista acostumbra a compartir un mayor tiempo con sus amigos. Personas que se encuentran en su misma etapa individual. Con estos amigos crea un mundo compartido de temas de interés y recuerdos a través del grupo. Por ello, busca su propio lugar.

Ocasionalmente, los adultos pueden notar que en los momentos compartidos en parentela, su hijo explica poca información de sí mismo. Por ejemplo, responde brevemente a algunas de las preguntas que se le formulan.

El preadolescente vive un momento de cambio en el que se comprende a sí mismo desde el desarrollo de esta etapa personal. También potencia su propio punto de vista en la observación de la materialidad. Este es un momento de más autonomía e independencia. Una fase de transición entre la infancia y la adolescencia.

Desde el punto de vista de las relaciones sociales, la relación con el grupo de amigos es básica. De hecho, es uno los de los cambios sociales recurrentes en la preadolescencia. Y, por tanto, el sentimiento de formar parte de este grupo de iguales es muy importante en esta edad.

Permutas en la vida familiar y en el ámbito académico

La vida familiar y el entorno académico son dos de los entornos vitales más capitales en la vida de un preadolescente. Los padres pueden notar cambios en la conducta de su hijo que forman parte de la propia evolución de él mismo. Pero estos cambios también pueden experimentarse a nivel académico. Por ello, la tarea de los docentes también es esencial.

Por ejemplo, en casos excepcionales, los profesores denotan posibles cambios en el rendimiento evaluativo de los alumnos. Este es un cambio en el desarrollo mantenido hasta el momento. Los padres también ven esta información, entre otros factores, mediante las notas de cada materia.

Este cambio en el provecho académico también puede relacionarse con otros aspectos. Por ejemplo, existe un mayor nivel de complejidad en las asignaturas. Y, además, esto requiere un mayor nivel de estudio y repaso que en la etapa anterior. Además, el preadolescente también puede ensayar cambios constantes en su estado de ánimo. Cambios que forman parte de su hábito y que tienen incidencia directa en su día a día.

Comportamientos ordinarios que tienen los preadolescentes

A continuación, te mostramos la información relativa a las actitudes del preadolescente mediante distintos gestos posibles.

Puede ocurrir que en este momento, el hijo use el recurso de la mentira. ¿Por qué? Puede ser una forma de falsedad para esconder una información a sus progenitores. Además, puede sentirse adulto para juegos que considera que son para niños más pequeños. Es decir, los padres pueden darse cuenta de novedades en los intereses de ocio y tiempo libre de sus hijos.

La preadolescencia actualmente también se entiende en un escenario distinto desde el punto de vista de las generaciones. Una distancia que trae novedades respecto a la misma etapa vivida en la época de sus propios padres o profesores. Por ejemplo, el aspecto digital es capital en la educación. Y el uso de las redes sociales crea un nuevo marco.

También, el preadolescente comparte un mayor tiempo con su grupo de amigos. También puede suceder que el protagonista se deje influenciar por aquello que hacen los demás, incluso a distancia, debido a la aparición de Internet.

¿Por qué se le conoce como la edad del pavo a la preadolescencia?

Existe una expresión muy popular que se escucha muchas veces a lo largo de una vida. Aquella que describe esta etapa de la vida como la edad del pavo. ¿Por qué se utiliza esta forma de hablar? Esta expresión hace referencia a este período de la vida en la que el preadolescente vive momentos de evolución y de cambio. Una vivencia de modificación que está en la naturaleza misma de esta mención.

Una de las causas por las que se usa esta expresión que utiliza esta comparativa entre esta fase de la vida y un animal es el rubor que muestran los chicos y las chicas en distintos momentos. Asimismo, parecen pavonearse ante ciertas personas, en distintos momentos.

La preadolescencia es una fase única, compleja, pero crucial para el desarrollo de todas las personas. Es por ello que, los adultos, deben sumar buenas vivencias para los que apenas la están experimentado.

¿Has visitado la web de Emagister? ¡Esperamos tus comentarios y/o sugerimientos en este formulario!

, , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *