Se puede afirmar sin miedo a equivocarnos, que el marketing es una batalla contra la mente del cliente para poder manipular la percepción sobre nuestro producto o compañía. Si la Ley de Liderazgo nos indicaba la seguridad de nuestra empresa o producto si éramos los primeros en el mercado, era porque automáticamente seríamos los primeros en la mente del consumidor, por eso empresas como Altari (precursor de la computadora personal), DuMont Television Network (primera cadena de televisión netamente comercial en el mundo) o Hurley Inc. (lanzó la primera lavadora) no supieron sacar provecho de su iniciativa ya no existen o no tienen la posición en su mercado que deberían tener.

La Ley de la Mente o Ley de la Percepción afirma que es más importante ser el primero en la mente que el primero en el punto de venta, dando gran protagonismo al conocimiento de marca o mindshare.

Spanish, BA (Hons)
Swansea University
Precio a consultar
Ver más
Maestría en Formación de Profesores de Español como Lengua Extranjera
UNIBA-Centro Universitario Internacional de Barcelona
8.100 €
Ver más

La mente del ser humano es muy compleja e inamovible, por dicha circunstancia, en el momento que una idea o concepto se nos graba en el cerebro, es muy difícil, aparte de costoso, tratar de cambiarla o variarla.

Multitud de compañías han intentado variar la percepción de su target o del potencial, invirtiendo cientos de miles de euros en campañas de marketing, que lo único que han logrado ha sido confundir a su actual clientela, casos como el intento de Xerox por entrar en el mercado de los ordenadores personales o de la ginebra Larios 12 por ser considerada marca premium corroboran lo peligroso que es intentar romper la Ley de la Mente.

Otro concepto que se puede desprender de esta ley del marketing es que lo realmente importante no es el producto en sí, sino la percepción que se tiene de éste, si por ejemplo a un personaje de cierto renombre se le ve consumir un producto en particular, dicho producto automáticamente aumentará su calidad percibida o su estatus dentro de su mercado teniendo unas ventas superiores sin haber variado su calidad real e incluso habiendo aumentado el precio.

Un claro ejemplo de esto último es el acuerdo firmado por la cerveza holandesa Heineken y la productora de la saga de cine de James Bond. En Skyfall, la próxima película del agente secreto más famoso del mundo, Mr. Bond, ya no beberá su famoso Martini con vodka mezclado y no agitado, sino una vulgar cerveza.

Veremos como 007 da la razón a la Ley de la Memoria y las ventas de Heineken se disparan.

Máster Universitario en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera
Universidad Internacional de Valencia (VIU)
Precio a consultar
Ver más
MÁSTER EN COCINA ESPAÑOLA E INTERNACIONAL
ESCUELA DE TURISMO & GASTRONOMÍA DE LOS PIRINEOS
1.480 €
Ver más
, ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *