Rellenos faciales: lo que son y lo que hacen

Desde hace años, los rellenos faciales se han convertido en uno de los tratamientos estéticos más populares entre hombres y mujeres. Gran parte de su éxito se debe a los buenos resultados que ofrece para quitar arrugas y rejuvenecer el rostro.

Estamos hablando de uno de los temas más fascinantes de la medicina estética, en el que además te puedes formar con el doble Máster en Tratamientos Faciales y Corporales, un programa formativo muy completo en el que será posible adquirir las herramientas necesarias para aplicar este y otros tratamientos estéticos.

Beneficios de los rellenos faciales

Los rellenos faciales son sustancias penetrantes que se inyectan de manera intercutánea y logran suavizar la profundidad de las líneas de expresión. Este es un tratamiento de “reparación” facial que reduce las arrugas y restaura la armonía facial.

El caso es que, con el tiempo, la piel pierde colágeno y elasticidad, y como consecuencia, empieza la aparición de imperfecciones y la progresiva flacidez de determinadas partes del rostro. Por eso, los rellenos faciales son tan comunes entre quienes buscan eliminar arrugas y lucir una piel radiante.

Método de aplicación

Inyectando el tipo correspondiente en la zona a tratar. Esta es una operación ambulatoria, pero se usa anestesia local para evitar que el paciente sienta pequeñas espinas en la cara. La duración media de estos procedimientos es de una hora.        

Es normal que una semana después del tratamiento, se observen pequeños hematomas o hinchazón en el área afectada. Si es urgente no lucirlos, se puede usar pintura de retoque para mejorar el aspecto de la piel mientras se cura por completo. Todo dependerá de cada situación concreta.

Así funcionan en la piel

Los rellenos faciales refrescan tu expresión fácilmente. El resultado, además, es inmediato: notarás que la piel recobra su tersura. El resultado es muy natural y ayuda a equilibrar el volumen de diferentes zonas del rostro y difuminar las imperfecciones.

El papel del ácido hialurónico

Su cuerpo produce de forma natural ácido hialurónico, aunque se irá perdiendo con el paso del tiempo. Por lo tanto, al inyectar el ingrediente, tu cuerpo no lo recibirá como un cuerpo extraño, lo que ayuda al proceso de llenado y te ayuda a lograr tus objetivos con mayor facilidad.

Los rellenos de ácido hialurónico se aplican mediante microinyección en la dermis, lo que puede permite restaurar los contornos de la cara y los labios, y recuperar el volumen perdido. Esta sustancia es una excelente aliada para reducir, acondicionar y rejuvenecer la piel, por lo que es uno de los rellenos faciales más utilizados.

Diferentes tipos de rellenos faciales

Además de los rellenos faciales de ácido hialurónico, puedes elegir otras cuatro alternativas según tus necesidades. En cualquier caso, tras comprobar el estado de tu piel, será el experto se encargará de elegir la piel que más te sienta.

Ácido polilactico

Está indicado para personas mayores y para aquellas que tienen una enfermedad que afecte la expresión facial.

Hidroxiapatita de calcio

Es el relleno facial más utilizado cuando las líneas de expresión, los pliegues o las arrugas se profundizan. Su efecto puede durar un año, aunque puede beneficiar hasta tres años. Esta es también una técnica ideal para enfatizar el contorno ovalado del rostro y restaurar el volumen original de las mejillas.

Relleno con grasa propia

Para esto, se hace una liposucción en la parte inferior del abdomen o en otras partes del cuerpo, se limpia la grasa y se inyecta en las mejillas, las sienes, la frente o los labios.

Relleno de tejidos blandos

Se utiliza para borrar el famoso «código de barras» que aparece debajo de la nariz. Por lo general no es la primera opción, pues siempre se prueban otros métodos alternativos para verificar su efectividad.

¿Quién se aplica estos tratamientos?

Aunque te hemos proporcionado algunos conceptos al respecto, es importante destacar que estos son tratamientos adecuados para personas de cualquier edad. Sin embargo, si aún es joven, no tendrán mucho efecto en tu rostro porque aún conserva la capacidad de producir naturalmente las sustancias que se inyectan.  

Efectos y tiempo de duración

  • Ácido hialurónico: los efectos pueden durar entre seis meses y un año.
  • Ácido poliláctico: dos años aproximadamente.
  • Hidroxiapatita cálcica: un año.
  • Lipofilling o relleno facial con la propia grasa: duran hasta tres años, dependiendo de cada organismo.

Contraindicaciones y reacciones adversas

Si tienes un problema con su sistema inmunológico o tomas medicamentos que evitan la coagulación de la sangre, no debes recibir ninguno de estos tratamientos. Además, debes tener en cuenta que puede experimentar varias reacciones:

  • Reacción alérgica en el lugar de la inyección.
  • Problemas de circulación en la zona de intervención (hematomas o sangrado).
  • Infecciones
  • Los vasos sanguíneos pueden romperse.

Recomendaciones generales

Por lo general, es necesario verificar si existen centros de belleza que brinden los tratamientos anteriores. Dadas sus características, se recomienda no ponerse en manos de personas sin experiencia ni confiar en un espacio que no haya sido completamente desinfectado. No olvides que esto está relacionado con la mejora de tu imagen y también con la protección de tu salud.

¿Te pareció interesante este artículo? Puedes revisar toda la oferta formativa del Instituto DYN, o ponerte en contacto con Emagister y resuelve cualquier duda con nosotros.

Si eres ya un estudiante de este centro y quieres valorar tu experiencia, ¡deja tu opinión gracias a este formulario!

Descubre la oferta formativa del Instituto DYN

Deja un comentario