Save the Children quiere que se cree una nueva materia para combatir la violencia machista desde las aulas: la asignatura de educación sexual.  Y es que la ONG vive con preocupación el aumento de denuncias por agresiones que se ha producido en los últimos meses. Por este motivo, Save the Childen apuesta por aplicar políticas de prevención a edades muy tempranas. De hecho, las estadísticas muestran que esta problemática social aparece cada vez de forma más prematura. Los números hablan solos. Desde hace un año, las denuncias por violencia de género entre menores de edad han subido un 15%. Según Emilie Rivas, responsable de políticas de infancia en Save the Children, la necesidad de introducir la educación sexual en la escuela tiene motivos de peso: “Nuestras conclusiones se basan en estudios realizados en Estados Unidos y en Canadá. Estos análisis demuestran que los programas estables de educación sexoafectiva ayudan a prevenir la violencia”, explica. 

Por su parte, directora de sensibilización de políticas de la infancia de la ONG, Ana Sastre, considera que la clave es fomentar los valores de igualdad y no violencia. “Necesitamos escuelas que eduquen en la igualdad y en el respeto. Es decir, que no refuercen los roles de género y promuevan las relaciones afectivas y sexuales sanas. Creemos que una asignatura reglada de educación sexual en todos los niveles educativos puede contribuir a ello.”, apunta. En resumen, pues, la ONG defiende que conviene romper con el tabú y no dejar los debates de género para edades adultas. ¿Y tú? ¿Recibiste educación sexoafectiva durante tu etapa escolar? ¿Echaste en falta tratar algún aspecto?

Grado en Psicología
Universidad Nebrija
A consultar
Ver más

¿Qué demuestra la propuesta de Save the Children sobre la educación sexual?

  1. No hay una mala edad para hablar de sexo y relaciones personales. Aunque hablar de relaciones sexoafectivas con los más pequeños puede provocar cierto respeto, hay que dejar cualquier prejuicio atrás. En otras palabras, nadie dice que sea fácil sacar este tema a la palestra, pero se trata de adaptar el discurso según la edad de los alumnos. En resumen, hay que exponer el mensaje con naturalidad y, sobre todo, sin ningún tipo de vergüenza.
  2. La educación sexoafectiva no es solo cosa de la universidad. Cada vez son más las personas que se interesan por los estudios de género y se forman en este ámbito. De hecho, existe un grado (y varios másteres) especializados en feminismo y todas las cuestiones vinculadas a este movimiento. Sea como sea, no hay que ver este tipo de formaciones como “una cosa para mayores”. Es más, si la asignatura de educación sexual tiene éxito en edades tempranas puede generar más interés por la lucha activa contra la violencia durante la vida adulta.
  3. La escuela, piedra angular de la formación afectiva. ¿Para qué sirve la escuela? ¿Para memorizar temarios cerrados o para ayudar a crecer a futuros ciudadanos críticos y comprometidos? Sin duda, la segunda opción es mucho más beneficiosa para nuestra sociedad. En este sentido, la educación sexual no es ninguna excepción. Precisamente por eso, cada vez más voces apuestan por introducirla en las aulas. ¡Estamos atentos a las novedades!

Fuente: 324

, , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *