Las oposiciones son un auténtico caramelo para todas aquellas personas que buscan estabilidad laboral. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se trata de un proceso de selección largo y complicado. Desde la preparación en academias especializadas, horas de estudio autónomo o una planificación estricta, entre otros factores. Pero para empezar este proceso hay que empezar por decidir cuál es la oposición a la que queremos presentarnos.

Como sabes, son muchas las profesiones del sector público que seleccionan candidatos mediante unas oposiciones. Así pues, no es extraño que surjan dudas de todo tipo. ¿A qué clase de empleos se puede acceder? ¿En qué categorías se dividen las diversas oposiciones? Y lo que es más importante, ¿qué convocatoria se ajusta mejor a nuestro perfil profesional?

Para intentar resolver tus dudas y ayudarte en la toma de decisión, te dejamos 10 consejos para que elijas la oposición que más te convenga. No abandones este post si te interesa el tema. ¡Allá vamos!

Guardia Civil
Forbe
Precio a consultar
Ver más
Administrativo SAS (ANDALUCÍA)
Edisur
Precio a consultar
Ver más

10 claves para elegir las oposiciones ideales

  1. Buscar una oposición acorde con nuestra formación académica. Si eres licenciado o diplomado, es más conveniente aspirar a oposiciones de grado A1 o A2 que no caer en la tentación de optar a una categoría inferior. A la larga, esto suele ser contraproducente, ya que cuanto menos exigente es un temario mayor competencia existe para esas plazas.
  2. Consultar el histórico. Antes de empezar, es muy útil consultar el histórico de las distintas opciones a nuestro alcance. Esta breve labor de investigación nos puede ofrecer datos que nos servirán como indicadores. Por ejemplo, la periodicidad de convocatoria, los ratios de plazas/aspirantes, las fechas de los exámenes, etc.
  3. Vigilar las grandes convocatorias. En general, una oferta amplia de plazas no equivale a más oportunidades de aprobar. Al contrario, una convocatoria elevada normalmente significa que concurren a esa oposición un gran número de aspirantes atraídos, precisamente, por el número de plazas.
  4. Escoger una oposición compatible con las circunstancias personales. No es lo mismo disponer de las condiciones idóneas para estudiar a tiempo completo (soporte familiar, colchón económico, exclusividad en la dedicación), que compatibilizar el trabajo con los estudios.
  5. No tener miedo a los temarios exigentes. En las oposiciones de nivel A1 o A2, sobre todo en las más duras y exigentes, se cuenta con la ventaja de que no se compite tanto con los demás aspirantes como con el temario. Así pues, con una buena planificación y la ayuda de un preparador, hay posibilidades de aprobar.
  6. Consultar el número de plazas/aspirantes. Suele ser un buen indicador de las posibilidades reales que se tienen de aprobar. Siempre y cuando la oposición se adecue a nuestro perfil, conviene optar por oposiciones con una buena relación entre el número de plazas ofertadas y el número de aspirantes que se presentan a las mismas.
  7. Informarse sobre los destinos y la retribución. El primer destino que nos asignen una vez aprobemos la oposición es importante, ya que determina la ubicación geográfica en la cual desarrollaremos nuestra labor como funcionario. En muchos casos, este primer destino puede obligarnos a un cambio de localidad, por lo que es muy útil saber de antemano cuáles son las opciones con que contamos. Por otra parte, conviene estar al corriente del nivel retributivo de la plaza a la que aspiramos.
  8. Fijarse en la regularidad de la convocatoria. No todas las oposiciones son convocadas con la misma regularidad. Existen determinados cuerpos y grados muy estables y que, prácticamente, se convocan cada año o cada dos años, mientras que otras, en cambio, tienen un carácter más esporádico o circunstancial.
  9. Tener en cuenta la proyección profesional. Algunas oposiciones pueden servir de puente para realizar en el futuro otra oposición. De este modo, se puede aprovechar la preparación que se ha dedicado a una oposición determinada para intentar aprobar otra distinta en el futuro.
  10. Valorar la proyección formativa. Preparar una oposición nunca es una pérdida de tiempo. Ni siquiera cuando no se logra el objetivo de aprobarla. La formación que se adquiere al preparar una oposición, sobre todo en determinados campos, siempre es de utilidad. De hecho, es tan completa como un máster especializado.

Estos son puntos imprescindibles que necesitas para poder presentarte a una oposición dentro del territorio español. Puedes seguir informándote acerca de las oposiciones en nuestros otros post como la requisitos  necesarios para opositar; la documentación necesaria; las categorías en las oposiciones; las profesiones a las que puedes optar; los métodos online, y todo lo que debes saber si es la primera vez que te planteas prepararte una oposición y quieres saber cómo hacerlo.

Guardia Civil
Forbe
Precio a consultar
Ver más
Administrativo SAS (ANDALUCÍA)
Edisur
Precio a consultar
Ver más
, , , , ,
Encuentra en Emagister todos los cursos para preparar oposiciones
  1. Juan Antonio
    Juan Antonio Dice:

    Me gustaría la estabilidad laboral de las oposiciones pero no se hacía que rama u oposición decidirme debido a que salidas tienen etc.
    Podríais orientarme.gracias!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *