Cuidar a tu perro implica estar al pendiente de muchas cuestiones, entre ellas su alimentación. Conocer el tipo de pienso para perros adecuado para su salud es tan importante como darle la vacuna adecuada. Muchos problemas de salud de nuestras mascotas se derivan de una alimentación inadecuada. Prestarle atención a la comida será clave para manterlo sano y saludable.

Ante todo, debes tener en cuenta que la alimentación de tu perro variará en función de su tiempo de vida, es decir si es cachorro, adulto o senior; también según la actividad física, las patologías o afecciones que presente; su tamaño y, también, la raza. Así sucede en todas las mascotas, pero hoy nos centraremos en la nutrición de los perros. Veamos las diferentes etapas y el alimento que necesitan en cada una de ellas:

El cachorro

Durante la primera etapa, los cachorros no deben separarse de la madre. Este periodo ocupa las primeras ocho semanas. Aquí, el animal se alimentará a base de la leche materna, de la cual recibirá los nutrientes necesarios para crecer fuerte y sano. Tras este periodo, comienza con la ingesta de comida sólida, lo que lo ayudará a crecer muy rápido y a desarrollarse física y mentalmente. La base nutricional de este momento es la proteína, por eso muchos piensos refuerzan sus valores nutricionales en esta etapa.

Sin embargo, las proteínas no lo son todo. Su dieta también debe ser rica en minerales esenciales: calcio, fósforo, magnesio, zinc y hierro. Además deberá incorporar la vitamina D para que sus huesos y dientes crezcan fuertes.

Un detalle importante a tener en cuente durante esta etapa es el tamaño del pienso. Un pienso muy grande puede dificultar la masticación e incluso causar problemas respiratorios. El tamaño debe ser acorde al del cachorro, para que pueda absorber los nutrientes de la mejor manera.

¿Cuántas comidas necesita un cachorro?

Hasta los tres meses, el cachorro debe comer cuatro veces al día. Luego, entre los tres y los seis, deberás repartir su alimento en tres raciones. Pasado este tiempo, con solo dos raciones es suficiente para mantener equilibrado su peso. De igual modo, intenta hacer todos estos cambios de forma progresiva. El aparato digestivo del perro es más sensible por lo que si lo hacemos paulatinamente no sufrirá daños. El proceso de adaptación a estos hábitos nutricionales puede durar entre siete y diez días.

El adulto

Llegada la adultez, lo principal será mantener un equilibro en el metabolismo del perro, pues ya no crecerá más.

Deberás tener en cuenta su comportamiento, si es un perro activo o tranquilo, si es de tamaño grande, medio o pequeño. En definitiva, todos estos factores influyen en la cantidad de nutrientes que tu mascota necesita y sobre ellos deberás variar la cantidad de proteínas, lípidos, minerales, vitaminas, glucósidos y, también, el agua.

En esta etapa hay que darle de comer unas dos veces al día, pero principalmente medir la cantidad según su tamaño, peso, raza y la cantidad de actividad que realiza. Puedes combinar alimentos húmedos y croquetas, o bien,  una mezcla de ambos. Eso sí, sigue indicaciones de tu veterinario y las del dorso de los paquetes de pienso.

Perros veteranos

Según la raza del perro, si es grande o pequeña, se considera que el perro ya es senior o veterano.

  • A partir de 12 o más años a las razas pequeñas.
  • Más de 10 años a las razas medianas.
  • A partir de 8 o 9 años en las razas grandes.
  • Más de 7 años en las razas grandes.

Cuando los perros son ya mayores, su metabolismo se vuelve más lento porque queman menos energía, las proteínas que ingieren deben ser de buena calidad y de fácil digestión, así, pueden mantener su masa muscular en buenas condiciones. Asegúrate de que que los piensos que utilices contengan condroitin sulfato y glucosamina.

Perras hembras en gestación

Durante el periodo de gestación, las hembras pueden estar inapetentes durante algunos días, mientras que otros consumen más de lo habitual. Este tipo de comportamientos es normal. Lo cierto es que, también, necesitan más proteínas que antes de la gestación, pues deberán prepararse para amamantar.

Las hembras en gestación pueden tener días en los que no coman mucho y otros en los que necesiten más cantidad. Es normal, no te preocupes por esto. Eso sí, necesitan más proteínas que cuando no estaban gestando. Y esto vale para cuando amamanten las crías.

No le des el pienso normal de adultos, existe alimento para perras en gestación. Si no lo encuentras, puedes darle el mismo alimento que el formulado para cachorros pero para perros de raza grande. Piensa que necesitará calorías adicionales y estos piensos también sirven para cubrir las necesidades nutricionales de una hembra gestante.

Ingredientes principales en su alimentación

Es importante que apostemos por piensos para perros de origen natural. Estos incorporan diferentes nutrientes esenciales. Según la FEDIAF (Federación Europea de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía) los ingredientes imprescindibles que deben contener los piensos para perros son los siguientes:

  • Elementos básicos: proteína, grasas.
  • Ácidos Grasos: ácido alfa-linolénico,  ácidodocosahexaenoico (DHA), ácido linoleico, ácido eicosapentaenoico (EPA), .
  • Aminoácidos: histidina, arginina, tirosina, isoleucina, cistina, triptófano, lisina, fenilalanina, treonina, leucina, valina, metionina.
  • Minerales: calcio, fósforo, potasio, sodio, cobre, hierro, cloruro, magnesio yodo, manganeso, zinc, selenio.
  • Vitaminas: vitamina A, vitamina D, vitamina E, tiamina, riboflavina, ácido pantoténico, niacina, vitamina B6 (Piridoxina), biotina, cobalamina, ácido fólico, vitamina K.
  • Substancias similares a las vitaminas, como la colina.

¿Cómo elegir el pienso para tu perro?

Tras haberte informado, habrás comenzado a pensar ¿entonces, qué pienso le doy a mi perro? Para salvar esta duda final, dejamos unos pocos consejos, a modo de resumen, para elegir el mejor pienso para perros:

  • Atiende al tamaño del perro: no le des un pienso para perros grandesa un perro pequeño con la excusa de que se mueve mucho. Podrías causarle daños, ya que son diferentes proporciones de nutrientes.
  • Ten en cuenta la edad que tiene tu perro y ofrécele un pienso acorde a su etapa de vida. Eso sí, recuerda hacer los cambios de forma progresiva.
  • Presta atención a su peso y vigila que no caiga en sobrepeso. Elige un pienso adecuado a su tamaño y peso.
  • Valora la actividad física del perro: sabrás que es su pienso si, tras su periodo de adaptación a esa comida, tu perro se siente activo y feliz.
  • No le des piensos que le produzcan malestar digestivo: si no encuentras la comida ideal para tu perro, consulta al veterinario. Podría ser celíaco o tener intolerancias alimentarias.

Recuerda que lo más importante es que el alimento que le des a tu mascota le siente bien. Puedes guiarte por otras opiniones, pero no dejes de observar sus propias necesidades. Tu perro es el que marca el alimento que necesita, el que le hace estar sano y más feliz.

Fuente: Instituto DYN

, , , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *