Si eres de los apasionados por el deporte seguramente sepas que para llevar adelante cualquier tipo de actividad física es importante mantener una nutrición deportiva adecuada es muy importante para mantenerse saludable y lograr un buen rendimiento. Entrenar sin más no es útil si no se lo combina con la alimentación correcta. Las dietas equilibradas y energéticas acordes con la actividad física que practicas es la formula para obtener los beneficios que buscas con tu entrenamiento.

De hecho, la base para mejorar tus marcas personales, recuperarte lo más rápido posible luego del esfuerzo, ganar mayor masa corporal y, principalmente, mantenerte sano, dependen enteramente del buen régimen alimenticio deportivo que lleves. Acudir a un especialista es importante para aprender a seguir un plan de nutrición que te ayude a cumplir tus metas. Aunque, si eres más bien ansioso y deseas empezar cuanto antes a mejorar tu rendimiento, aquí te dejamos unos cuantos consejos que te serán útiles para corregir tu plan dietético.

¿Cómo optimizar tu nutrición deportiva?

Para cubrir todos los ciclos del deporte: el descanso, la fase activa y la recuperación, es crucial llevar una sana alimentación. Si consumes el número de nutrientes suficientes día a día en función de ellos podrás perfeccionar tu rendimiento físico. Algunos consejos que puedes tomar en cuenta para lograr ésto son:

  • Mantén una alimentación variada

Los valores necesarios para quien realizar actividad deportiva diversa se basa en la pirámide nutricional. Esta incluye: carbohidratos (60% de la ingesta calórica para un deportista), grasas naturales (20%), proteínas (15 a 20%), vitaminas, minerales y agua (70% del peso corporal).

  • Hidratarse lo suficiente

Beber agua es la clave para que los nutrientes se adhieran correctamente a tu sistema. No te limites, escucha a tu cuerpo y toma más de lo que creas necesario. Esto dependerá de la intensidad del ejercicio y de las condiciones del clima. Recuerda que un músculo deshidratado es propenso a sufrir lesiones.

  • Consumir alimentos frescos y naturales

El mejor ejemplo de esto son las frutas y verduras. Las ensaladas o licuados te aportarán los minerales, vitaminas, fibra y antioxidantes que no encontrarás en otros alimentos. Sin embargo, no pienses que es lo único que debes comer para perder grasa y estar fuerte. Son un complemento de las proteínas (carnes, huevos, pescados) y las grasas (aceites, frutos secos, pescados).

  • Llevar una dieta por ciclos: entrenamiento, competición y recuperación

Dieta de entrenamiento: es importante que respetes los horarios y distribuye tus comidas en cinco partes, que debes consumir tres horas antes del entrenamiento.

Dieta de competición: si vas a realizar cualquier competencia de alto rendimiento, lleva un siguiente régimen tres días antes del evento que sea alto en carbohidratos, bajo en grasas y en fibra. Recuerda consumir más pescados que carne y evitar las ensaladas crudas.

Dieta de recuperación: procura consumir frutas y líquidos durante los primeros 15 minutos tras la prueba. Luego de dos horas, es preferible que comas carbohidratos e ingieras bebidas hidratantes.

Fuente: Escuela Europea del Deporte

, , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *