Cuando nos referimos a  turismo cultural, hablamos de las experiencias tangibles e intangibles que se puede vivir al momento de viajar. Aventuras que van desde visitar sitios en concreto o disfrutar del ambiente y la cultura del lugar que elegimos. Además, el turismo cultural encierra muchos valores. En algunos casos este tipo de turismo, ha contribuido en el desarrollo cultural, la recuperación y la conservación del patrimonio  de muchos lugares, gracias al auge que ha tenido la industria turística en los últimos tiempos. La economía, es otro factor que se ha beneficiado del este tipo de turismo. Ayudando en el crecimiento tanto económico como social de muchas regiones.

¿Cuándo empezó a practicarse el turismo cultural?

La palabra turismo, se da a conocer a mediados del siglo XVIII, cuando los aristócratas ingleses tomaban sus vacaciones, hacían recorridos por toda Europa a los que llamaban “El Gran Tour”. Si bien es cierto, era la clase alta la que podía permitirse estos lujos y para ello elegían sitios con un gran atractivo turístico y así hacer de sus viajes un grato intercambio cultural.

Durante el siglo XIX, los destinos elegidos para hacer este tipo de rutas, eran las colonias. Aunque estas aldeas no estaban al mismo nivel de Italia o Grecia, muchos turistas se sentían atraídos por su exotismo y particularidad. Logrando que estos recónditos lugares empezaran a tener mayor protagonismo entre los viajeros.

El turismo cultural se convierte en un fenómeno

Fue hasta después de la segunda guerra mundial, hacia la mitad del siglo XX, que cambiaron los valores, la manera de ver el mundo y la organización económica de la sociedad. Y es justo en este momento cuando toma fuerza el turismo cultural, vendiéndose como un turismo normal, que resultaba ser menos masivo y atraía a la elite del momento. Defendiendo la idea de que la cultura otorgaba cierto prestigio y los viajes hacían que este se adquiriera.

Los primeros paquetes turísticos

Los primeros viajes turísticos, emergen alrededor de los años 60. Cuando los turistas empiezan a tener la posibilidad de tener vacaciones pagadas, que les permitían hacer recorridos pequeños y en corto tiempo. Es en ese mismo momento, cuando surgen las experiencias viajeras, conocidas como el turismo de las 3 “S”: Sun, Sand & Sex. Vendiéndose como paquetes turísticos, que prometían destinos de diversión, economía y placer. Sin duda, un atractivo que ganó muchos adeptos en la época y que aún se mantiene vigente.

Lo que permite el turismo cultural

El turismo cultural encierra muchos factores. No se trata solo de visitar monumentos y lugares encantadores, lo que busca es tener un concepto más amplio y educativo de cada cultura que se decide visitar. Esto de cierta forma ofrece una mayor variedad de actividades turísticas, la incorporación de nuevos modelos e ideas de viajes. Haciendo de este tipo de viajes,  ¡Una experiencia enriquecedora en todo momento!

Si quieres saber más sobre turismo, te invitamos a conocer toda la oferta formativa de la Escuela De Turismo & Gastronomía De Los Pirineos, ponte en contacto en Emagister y con gusto te ayudaremos a encontrar el curso que mejor se adapte a tus necesidades y expectativas.

Si eres ya un estudiante de este centro y deseas contarnos tu experiencia, ¡deja tu opinión gracias a este formulario y ayuda otros estudiantes como tú a escoger mejor!

, , , ,
Descubre la oferta formativa de la ESCUELA DE TURISMO & GASTRONOMÍA DE LOS PIRINEOS

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *