El currículum vitae no solo acredita nuestra experiencia laboral y académica. También es un reflejo de nuestros intereses, de nuestra actitud en el trabajo y, sobre todo, de nuestra cultura general. En este sentido, las faltas de ortografía suelen deslucir los méritos de cualquier candidato. Por eso, es especialmente importante asegurarnos de que no hemos cometido ningún error de escritura. En otras palabras: de nada servirá un diseño de currículum espectacular si va acompañado de unas cuantas faltas garrafales. Así pues, demuestra que eres previsor y revisa el texto con correctores y diccionarios.

Estamos de acuerdo. En algunos trabajos los conocimientos lingüísticos juegan un rol más importante que en otros. Por ejemplo, si queremos optar a un puesto de corrector o profesor es probable que seamos descartados de inmediato. Sin embargo, un nivel aceptable de expresión escrita nos ayudará a desenvolvernos en muchas tareas diarias, sea cual sea nuestra profesión.

¿Te imaginas un correo electrónico repleto de faltas dirigido a todos tus compañeros? ¿O un informe lleno de ambigüedades por culpa de una mala redacción? Por suerte, a día de hoy, disponemos de múltiples recursos para resolver nuestras dudas rápidamente. En este post te presentamos 5 consejos muy útiles para conseguir un currículum sin errores ortográficos. Así que ya lo sabes: con un poco más de atención, no hay excusa.

5 consejos para presentar un currículum sin faltas

  1. Utiliza un procesador de texto con corrector. Antes de empezar a redactar el currículum, asegúrate de que tu editor de texto tiene un corrector instalado. Por ejemplo, el corrector de Word suele ser muy útil para detectar errores al utilizar el teclado: una tilde al revés, cambios en orden de las letras, etc. Vigila con la b y la v: ¡están de lado en el teclado!
  2. Consulta recursos especializados en ortografía y gramática. No confíes tu suerte al corrector de Word. Hay recursos que te ayudarán a corregir y redactar con más precisión. Recuerda que puedes consultar el diccionario de Real Academia Española online. Otra opción fiable es la web de la Fundéu-BBVA, que resuelve las dudas lingüísticas más frecuentes entre los usuarios.
  3. Haz varias relecturas. Si te fijas solo en la forma y no el contenido, es más probable que hagas faltas de ortografía. Así pues, deja descansar el texto y léelo más de una vez, si puede ser en momentos distintos del día.
  4. Consulta tus dudas a personas de tu entorno. Cuando hemos revisado un texto muchas veces, nos pueden pasar desapercibidos errores muy evidentes: cosas del cansancio. En estos casos, es útil pedir consejo a personas de nuestro entorno. Si tienes algún conocido que se dedica a la corrección o es filólogo, no dudes en pedirle asesoramiento. ¡Te servirá para hacerlo mejor la próxima vez!
  5. Utiliza sinónimos. ¿No recuerdas cómo se escribe una determinada expresión? Pues no te bloquees: los sinónimos pueden sacarte de este apuro. Recuerda que puedes consultar un diccionario de sinónimos online. Además, utilizar varios sinónimos puede jugar a tu favor: demostrarás riqueza expresiva y capacidad de adaptación delante del responsable de Recursos Humanos.

¿Y tú? ¿Qué trucos utilizas para tener una expresión más cuidada? ¡Haznos llegar tus propuestas en un comentario!

Master en Dirección Estratégica en Marketing
Fundación Universitaria Iberoamericana (FUNIBER)
Precio a consultar
Ver más
, , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *