La indefensión aprendida es un comportamiento humano y animal que implica creer que nuestra conducta no tendrá influencia alguna sobre los resultados, es decir, que nosotros no podemos cambiar una determinada situación. Esta indefensión acostumbra a aparecer tras algunos casos de fracaso o represión, y como su propia palabra indica, se aprende. Muchos expertos localizan su origen en la infancia, aunque luego repercute en nuestra etapa adulta.

MBA & Máster en Project Management
ISEB - Instituto Superior Europeo de Barcelona
1.650 €
Ver más
Máster en Dirección y Gestión de Recursos Humanos (Full time)
IMF BUSINESS SCHOOL
7.600 €
Ver más

La indefensión aprendida puede aplicarse en todos los ámbitos de la vida: el social, el personal y también el laboral/académico. En el campo laboral, ¿cuántas veces hemos oído a alguien que esta quemado en su trabajo decir «esto es lo que hay y no puedo hacer nada por cambiar la situación»? ¿O en los estudios: «esta asignatura es imposible de aprobar»? Lo peor de la indefensión aprendida es que al final dejamos de expresar deseos e incluso reivindicar derechos para seguir soportando situaciones laborales o sociales injustas.

El concepto de indefensión aprendida lo desarrolló por primera vez en la década de 1970 el psicólogo norteamericano Martin Seligman. Seligman realizó un experimento con unos perros, a los que encerró en una jaula. Cada vez que intentaban abrir la jaula, a uno de ellos se le aplicaba una descarga eléctrica. Así, sucesivas veces, hasta que el perro que recibía el castigo de manera reiterada entendió que no podía hacer nada y se resignó a no abrir la jaula. Finalmente, Seligman dejó abierta la jaula y el perro al que se le habían dado las descargas no salió de ella, a pesar de que la puerta se encontraba completamente abierta. Este comportamiento es aplicable a los humanos, ya que si desde pequeños nos enseñan de manera violenta (física o verbal) que no podemos hacer determinadas cosas, con el paso de los años perdemos nuestra capacidad de defendernos ante nuevos hechos, aunque éstos sean injustos e incluso pongan en peligro nuestra integridad física o psíquica.

Con posterioridad al experimento de Seligman, diferentes expertos han desarrollado la teoría de la indefensión aprendida. Sin embargo, este concepto no se había masificado, hasta que diferentes blogs y el uso de redes sociales han viralizado el concepto. No hace falta leer tediosos textos psicológicos apenas inteligibles por la mayoría de mortales para entender qué es la indefensión aprendida. Basta con dedicar siete minutos a este vídeo en el que se ve a la investigadora Charisse Nixon realizando una prueba en una clase de instituto con la que demuestra que la indefensión aprendida existe, y lo que es peor: que se puede inducir de manera deliberada.

El primer paso para cambiar una situación que no deseamos es saber que podemos hacerlo. Con este artículo esperamos haberte dado fuerza para que sigas intentando conseguir tus sueños. Si quieres aprender más sobre la indefensión aprendida, recuerda que en Emagister hay diferentes cursos con los que puedes ampliar tus conocimientos de psicología y coaching.

Máster en Dirección de Recursos Humanos
OBS Business School
6.500 €
Ver más
Master en Desarrollo Directivo, Inteligencia Emocional y Coaching.
EAE - Business School
Precio a consultar
Ver más
, ,

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *