La carrera de Derecho cuenta un gran prestigio social, ya que normalmente se asocia a una alta capacidad de estudio y memorización. Además, los titulados en Derecho pueden ejercer como abogados o dedicarse a la función pública, lo que les permite disfrutar de cierta estabilidad laboral y económica. Pero no es oro todo lo que reluce. Como pasa con todos los grados universitarios, conviene valorar las ventajas y los inconvenientes de cada itinerario académico.

En este post, analizamos los pros y los contras de elegir la carrera de Derecho, un clásico en las aulas universitarias desde hace años. Sea como sea, hoy en día también cuenta con fuerte arraigo en la modalidad online. Y es que su carácter eminentemente teórico facilita el estudio a distancia. ¿Ya has empezado la carrera de Derecho? ¡Cuéntanos qué ventajas y qué inconvenientes tiene el grado para ti en un comentario!

Experto Universitario en Técnicas de Litigación en Juicio
UNIR.
Precio a consultar
Ver más
MASTER OFICIAL EN ACCESO A LA ABOGACÍA
Universidad Nebrija - PRL
5.900 €
Ver más

5 ventajas de estudiar la carrera de Derecho

  1. Alta inserción laboral. Según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) y del Instituto Nacional de Estadística (INE), los graduados en Derecho tienen una tasa de desempleo del 9,58%. Se trata de uno de los índices más favorables en cuanto a inserción laboral, juntamente con la formación en matemáticas, estadística y ciencias de la salud. Más allá de la vocación, los estudiantes valoran la posibilidad de conseguir un trabajo rápidamente.
  2. Salario generoso. Además de encontrar trabajo en breve, los titulados en Derecho suelen recibir sueldos muy atractivos a cambio, ya sea ejerciendo en un bufete o como funcionarios. El salario puede mejorar a medida que los empleados adquieren experiencia y promocionan.
  3. Posibilidades de crecimiento. La carrera de Derecho siembra semillas para el crecimiento personal, pero también facilita la idea de crecer profesionalmente. Es decir, si un jurista tiene vocación por su trabajo y se siente a gusto realizando su función puede adquirir más responsabilidades en poco tiempo.
  4. Prestigio social. Derecho es la típica carrera que todos los abuelos quieren que estudies porque «queda bien». Pero, ¿de dónde nace este prestigio? Por un lado, de alta capacidad memorística y de gestión que requiere el trabajo. Por el otro, de la posibilidad de acceder a trabajos relevantes y bien remunerados.
  5. Habilidades útiles en la vida cotidiana. Un titulado en derecho debe tener aptitudes para la expresión oral, la expresión escrita y la resolución de conflictos. Se trata de habilidades genéricas fácilmente aplicables en otros ámbitos de la vida, por ejemplo el entorno familiar o académico.

5 inconvenientes de estudiar la carrera de Derecho

  1. Horarios largos e inestables. Detrás de todo buen sueldo hay una jornada laboral dura… y a menudo larga. Los abogados de prestigio deben dedicar muchas horas a preparar una amplia variedad de casos, algunos de más rápida resolución que otros. Para no desistir, hay que tener una capacidad de trabajo férrea y no agobiarse en momentos de tensión.
  2. Carrera muy memorística. Acabar la carrera de Derecho con éxito implica estar dispuesto a hincar los codos durante muchas horas. Aunque todas las leyes son interpretables, es importante aprenderse los textos jurídicos literalmente, en especial cuando el estudiante tiene previsto presentarse a oposiciones. Así pues, conviene valorar la opción de realizar ejercicios de memoria para ser más productivo.
  3. Necesidad de especializarse. El grado de Derecho casi nunca es suficiente para poder trabajar. Por ejemplo, para ejercer como abogado se necesita el Máster de Acceso a la Abogacía. De hecho, los juristas que quieren ser jueces o notarios deben estudiar varios años más para conseguir su objetivo. ¡Se trata de un reto difícil. pero no imposible!
  4. Distancia entre la realidad y las expectativas. Las personas que se matriculan en la carrera de Derecho suelen mostrar un gran afán por cambiar la realidad a través de su trabajo. Sin embargo, no siempre es posible ganar todos los casos y la inflexibilidad del sistema jurídico puede generar cierta frustración.
  5. Casos que se dilatan en el tiempo. Como pasa con todos los trabajos, hay algunos problemas más fáciles de resolver que otros. Así, mientras que algunos casos pueden llevar unas pocas semanas, otros se dilatan en el tiempo. Eso significa que algunos clientes pueden necesitar ayuda del abogado durante muchos meses e incluso años. En estas circunstancias, conviene que el abogado sea paciente, no desista y examine todas las opciones para desbloquear la situación.

¿Y tú? ¿Todavía no sabes qué curso de Derecho vas a elegir? Consulta las opciones disponibles en Emagister y ponte manos a la obra. ¡Mucha suerte, futuro jurista!

, , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *