Las personas con un trastorno del espectro autista (TEA) necesitan atenciones especiales en diversos ámbitos de la vida. Por este motivo, existen una serie de profesiones pensadas, indirectamente o indirectamente, para mejorar su calidad de vida. Pero, ¿qué es exactamente un TEA? A grandes rasgos, las personas con autismo presentan déficits en tres áreas: la interacción social, la comunicación y los intereses y aficiones. Sin embargo, según el caso, estos síntomas pueden apaciguarse gracias a las terapias médicas. En este sentido, es especialmente importante que los profesionales de varias áreas (educadores, psicólogos, fisioterapeutas, etc) trabajen de forma conjunta para lograr un mejor resultado. 

En este post, nos dedicamos a analizar qué profesiones implican el contacto directo con personas con TEA. Además, planteamos varias opciones académicas para formarte en este ámbito, especialmente si te interesa trabajar con niños. ¿Y tú? ¿Quieres saber más sobre los trastornos del espectro autista? Consulta los cursos disponibles en el buscador de Emagister y elige el que mejor se ajuste a tus necesidades. ¿Con cuál te quedas?

¿Qué tipos de autismo existen?

Para empezar, conviene saber que los TEA se presentan en varios grados de intensidad e, incluso, se manifiestan de maneras muy maneras distintas. En resumen, podemos distinguir entre cinco tipos de TEA:

  • Autismo. Es la forma clásica y más conocida de TEA. Los primeros síntomas suelen darse alrededor de los tres años. Los padres acostumbran a identificar los siguientes comportamientos: nula o escasa comunicación verbal, desinterés por el entorno y dificultad a la hora de identificar objetos.
  • Síndrome de Rett. Este síndrome afecta casi exclusivamente a las niñas y tiene carácter regresivo. El sistema nervioso empieza a sufrir una serie de lesiones degenerativas sobre los dos años de vida. En consecuencia, la comunicación, la cognición y la motricidad se desarrollan con múltiples alteraciones. Uno de los síntomas más frecuentes es la hipotonía, es decir, la flacidez muscular.
  • Síndrome de Asperger. Es TEA más tardío y difícil de identificar, ya que las personas con Asperger no presentan discapacidades intelectuales ni rasgos físicos que ayuden a identificarlos. De hecho, en algunos ámbitos pueden presentar una inteligencia por encima de la media. Los síntomas más habituales son: problemas de interacción social, falta de empatía, poca coordinación psicomotriz, no entender las ironías ni el doble sentido del lenguaje y obsesión con ciertos temas.
  • Trastorno desintegrado infantil o síndrome de Heller. También es difícil de diagnosticar, porque los primeros síntomas aparecen hacia los dos años pero no se confirman del todo hasta los diez. Afecta las mismas áreas que los otros tipos de TEA (interacción social, comunicación y psicomotricidad), pero la gran diferencia es su carácter repentino. Es más, en ocasiones el propio niño puede llegar a darse cuenta del problema.
  • Trastorno generalizado del desarrollo no especificado. Bajo esta etiqueta, se agrupan los trastornos con indicios de autismo más difíciles de clasificar. También se presentan trastornos de reciprocidad social, problemas severos de comunicación y la existencia de intereses y actividades peculiares, restringidas y estereotipadas.

¿Qué carrera puedo estudiar para trabajar con niños con autismo?

  1. Magisterio de educación especial. Los alumnos con TEA tienen necesidades educativas especiales (NEE) y, en ocasiones, necesitan hacer uso de un plan individualizado (PI). En función del grado de afectación, estos niños acuden a un centro de educación especial o a un centro ordinario donde también reciben ayuda específica. Por este motivo, los profesionales de la educación especial adquieren un rol fundamental durante el día a día en la escuela.
  2. Medicina. Los neurólogos y los psiquiatras no solo deciden qué tipo de medicación puede ayudar a los pacientes, sino que también se dedican a investigar. En sentido, su función consiste en responder a preguntas como: ¿por qué surgen los TEA?, ¿cómo se puede mejorar la detección precoz?, ¿qué tratamiento es más efectivo?
  3. Educación social. La educación social es una disciplina pedagógica que promueve la integración de la diversidad para el desarrollo social y cultural. Los educadores pueden contribuir a la inserción laboral y al desarrollo de la autonomía personal, por ejemplo mediante pisos tutelados.
  4. Psicología. La psicología complementa, la mayor parte de las veces, el trabajo de los pedagogos y de los médicos. Son los encargados de cuidar la parte más emocional del paciente y también de reducir el impacto que el diagnóstico causa en el núcleo familiar.
  5. Fisioterapia. Las alteraciones motrices pueden mejorar, según el caso, gracias a la intervención de un fisioterapeuta. Su función es que el paciente gane autonomía personal en los desplazamientos y no sufra dolor físico.
  6. Logopedia. Cuando hay alteraciones en el habla, se debe derivar al paciente a la consulta de un logopeda. No solo se intenta mejorar las cuestiones relativas a la voz, sino también la gestualidad.

¿Qué máster puedo cursar para especializarme en TEA?

  1. Máster en Neurociencia Cognitiva y Necesidades Educativas Especiales. Este máster de la Universidad de Almería (UAL) tiene carácter oficial y presencial. Se estructura en un año académico. El objetivo es que los estudiantes conozcan de primera mano los diversos tipos de NEE y su relación con el cerebro. También se ofrece en modalidad semipresencial en la Universidad de la Laguna (ULL).
  2. Trastornos del Espectro Autista. La Universidad Pablo de Olavide de Sevilla ofrece un máster presencial específicamente centrado en el mundo del autismo. Incluye tres módulos: los fundamentos, las prácticas y el tratamiento. Precio: 2.700 euros.
  3. Experto Universitario en Psicomotricidad y Neuromotricidad. La UNIR ofrece este curso de 400 h 100% online. ¿Ventajas? No es necesario contar con una titulación universitaria para inscribirse.
  4. Máster Universitario en Necesidades educativas especiales y atención temprana. La Universidad Internacional de Valencia (VIU) ofrece este máster oficial, en modalidad 100% a distancia. 60 créditos ECTS, clases por videoconferencia y prácticas externas.
  5. Máster en Logopedia Clínica en Daño Neurológico en Barcelona. El Instituto Superior de Estudios Psicológicos de Barcelona ofrece este máster presencial de un año. Está pensado para titulados en logopedia o para estudiantes de último año. Si vives en Cataluña, no te lo pienses dos veces.

¿Y tú? ¿Te has especializado en TEA? ¿Qué cursos nos recomiendas? ¡Cuéntanoslo en un comentario!

Fuente: Universidad Internacional de Valencia (VIU)

Máster en Psicología Clínica Infantojuvenil Online
ISEP, Instituto Superior de Estudios Psicológicos
A consultar
Ver más
, , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *