El menú escolar es una de las bases de la alimentación saludable de nuestros estudiantes. Sin embargo, el contenido y las cantidades de dicho menú nunca están exentos de polémica. En Andalucía tenemos el ejemplo más reciente. Hace un tiempo, la Junta decidió distribuir diferentes cantidades de comida en función del género de los alumnos. Imaginad dos platos con el mismo tipo de comida: lentejas, ensalada, pasta… Imaginad que el plato de las niñas tiene menos alimento. ¿Por qué? Pues, según argumenta el ejecutivo andaluz, porque ellas necesitan menos calorías diarias. Aunque hay varios estudios que apoyan esta teoría, los expertos en nutrición alertan de que estas directrices solo son válidas en la edad adulta. Es decir, que durante la niñez el aporte de calorías debería ser similar. ¿Estamos ante un caso de discriminación o realmente existe una evidencia científica?

Para Pablo Ojeda, nutricionista y experto en obesidad, la decisión de la Junta es «un absoluto sinsentido». Ojeda argumenta que las diferencias no empiezan a ser visibles hasta los doce años y que, además, hay que tener en cuenta otros factores individuales. Por ejemplo, la altura de cada niño/a o el deporte que esta persona lleva a cabo. Así pues, concluye, no tiene ninguna lógica quitarle comida a una niña que, posiblemente, realiza más actividad física que un niño de la misma edad. ¿Y tú? ¿Qué opinas de la decisión del gobierno andaluz? Si quieres saber más sobre dietética y nutrición, no te olvides de echar un vistazo a los cursos disponibles en Emagister. ¡Infórmate y empieza a comer sano desde hoy mismo!

La obesidad infantil, un problema creciente en España

Probablemente, la razón por la cual el gobierno andaluz decidió impulsar este cambio fue el aumento de la obesidad infantil. Y es que, en agosto de este mismo año, la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicó un estudio ciertamente alarmante. Según dicho informe, los países mediterráneos presentan porcentajes más elevados de obesidad infantil. En concreto, la tasa española es del 40%, ya sea por obesidad o por sobrepeso.

En este sentido, Ojeda apunta que el problema no se va a solucionar «quitando un puñadito de legumbres del plato». Más bien, convendría replantear algunos hábitos alimentarios, como por ejemplo la ingesta de bollos, de chucherías o de cereales para desayunar. Asimismo, habría que introducir el deporte como una actividad regular en la escuela y fuera de ella. De momento, el Defensor del Pueblo Andaluz ha aceptado la queja presentada por la plataforma de padres y madres Escuela de calor. Veremos cómo evoluciona el caso.

Fuente: Hipertextual

ALERGIAS E INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS
Fabra Formació
60 €
Ver más
Monitor de comedor escolar
Euroconsulting Servicio de Prevención Ajeno SL
30 €
Ver más
, , , , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *