Cada vez son más los estudiantes que optan por cursar un máster. Por este motivo, las consultas sobre dichas titulaciones se multiplican. Una de las más habituales tiene que ver con los términos que han surgido alrededor de la palabra máster. Por ejemplo, ¿qué diferencia hay entre un máster oficial y uno propio? ¿Es lo mismo un máster que un posgrado? En líneas similares, podríamos añadir una tercera pregunta estrella ¿qué significa máster interuniversitario? Pues bien: la respuesta es más sencilla de lo que parece. Un máster interuniversitario es una titulación en la que intervienen docentes de más de una universidad.

Normalmente, hay una universidad coordinadora y una (o varias) universidades colaboradoras, aunque también pueden intervenir profesores invitados de otros centros. Esta práctica se lleva a cabo tanto en la formación presencial como en la formación online. En el primer caso, es probable que los alumnos deban desplazarse a ambos centros para seguir el curso. En este sentido, se procura que la división de la carga lectiva sea equitativa. A menudo se suelen dividir las tareas por semestres o por días a la semana. Es decir, un semestre en la universidad coordinadora y otro en la universidad colaboradora. O dos días a la semana en la universidad coordinadora y dos más en la colaboradora. En este post, analizaremos las ventajas e inconvenientes de cursar un máster interuniversitario. ¿Y tú? ¿Has cursado un máster en más de una universidad? ¡Comparte tu experiencia con nosotros en un comentario!

5 ventajas de cursar un máster interuniversitario

  1. Contacto con docentes de perfil variado. Cuando salimos de la carrera, conocemos el savoir faire de los profesores de nuestra universidad. Sin embargo, los másters universitarios permiten ampliar horizontes y acercarse a otras maneras de funcionar. Si una de las dos universidades es nuestro centro de origen, podemos mantener los vínculos establecidos durante el grado sin renunciar a nuevas opciones.
  2. Mayor conocimiento del panorama universitario. El mundo universitario es muy amplio. En consecuencia, cuatro años en un mismo centro ofrecen una panorámica incompleta de todo lo que podríamos llegar a aprender. En este sentido, los másters interuniversitarios se convierten en la oportunidad perfecta para contrastar y analizar con perspectiva crítica.
  3. Posibilidad de ampliar el círculo de contactos. Nuevos profesores, nuevos compañeros… Todo ello contribuye a alimentar nuestra agenda de contactos, que puede resultar crucial para entrar en el mercado de trabajo.
  4. Contacto con diversas metodologías de investigación. Aunque los centros universitarios están en contacto, no todos tienen la misma forma de orientar la investigación. Es decir, los referentes intelectuales y las metodologías pueden variar en función de la tradición y la historia de la universidad.
  5. Variedad formativa en el currículum. Los reclutadores de personal ven en la variedad una muestra de inquietud y mirada polivalente. En este sentido, la obtención de un máster universitario puede marcar la diferencia a la hora de elegir, también en los casos en los que se combina más de una modalidad de estudio (online y presencial).

5 inconvenientes de cursar un máster interuniversitario

  1. Mayor cantidad de desplazamientos. Cuando la formación es 100% online, es probable que los estudiantes tengan que desplazarse a más de un centro. En consecuencia, se pierde más tiempo y también se invierte más dinero en transporte público. Si la división de las clases no es por semestres, el estudiante puede manifestar una cierta sensación de desorientación y agotamiento.
  2. Coordinación poco fluida. No tendría por qué pasar, pero a veces la comunicación entre los centros no es tan rápida como los alumnos desearían. Esto incide en aspectos como la matrícula, la defensa del TFM, el funcionamiento del campus virtual, la organización de actividades formativas fuera de los centros, etc.
  3. Contenidos repetitivos. Cuando una de las universidades es el centro donde cursamos el grado, corremos el riesgo de escuchar cosas que ya sabíamos. ¿Por qué? Muy sencillo: al recibir a alumnos de varias procedencias, la universidad debe asegurarse de que todos los estudiantes cuentan con unos conocimientos similares. Aunque puede servir para refrescar lecciones pasadas, también contribuye a alimentar el aburrimiento.
  4. Dificultad para compaginar formación y trabajo. Desplazarse a dos centros universitarios (no siempre en la misma localidad) limita el tiempo que el estudiante puede dedicar a actividades extraacadémicas. En este sentido, es recomendable que, en caso de trabajar más de 20 horas semanales, se combine la formación online con la presencial.
  5. Confusión de roles entre la universidad coordinadora y la colaboradora. Es el problema más grave de la falta de coordinación aunque, por suerte, no es el más frecuente. A veces surgen conflictos de intereses entre los centros y uno quiere absorber las competencias del otro. Si aflora alguna situación similar, conviene que los estudiantes conserven la calma y dialoguen con ambos centros mediante la figura del delegado. ¿El objetivo? Aprender y aprovechar el curso sin desconcentrarse a causa de elementos externos.

¿Todavía no sabes qué máster vas a cursar? Consulta las opciones disponibles en Emagister. ¡Puedes ser el próximo en obtener una titulación interuniversitaria!

Máster interuniversitario en Música como Arte Interdisciplinar
Escuela Europea de Formación Continua. EEFC.
890 €
Ver más
Máster interuniversitario en Antropología Médica y Salud Global
URV - Universitat Rovira i Virgili
5.825 €
Ver más
, , , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *