Entre las ciencias sociales, la profesión del trabajador social suele ser confundida, muchas veces, con otras disciplinas como asistente social o educación social, pero ¿son lo mismo? Si quieres conocer qué diferencias existen y, al mismo tiempo, repasar cada figura según el ámbito en el que trabajan tanto el trabajador como el educador social, sigue leyendo.

¿Cuál es la diferencia entre trabajador social y educador social?

Para trazar las líneas que caractericen a cada uno de estos perfiles, será importante aclarar previamente la pregunta inicial: ¿es lo mismo un trabajador social que un educador social?

Asistente Social fue el término que se utilizaba para mencionar al Trabajador Social hasta 1981, así, desde entonces, las universidades unificaron los estudios y los licenciados se empezaron a titular directamente como trabajadores sociales. No obstante, es importante entender cuáles son las diferencias entre uno y otro, pues, en rigor, se tratan de estudios distintos que apuntan a perfiles diferentes.

El trabajador social

Su principal tarea consiste en mejorar las condiciones sociales y económicas de las personas. Para lograrlo, trabaja, principalmente, con minorías, personas en exclusión social, familias en circunstancias extremas, víctimas de violencia de género o personas inmigrantes. Entre sus principales funciones del trabajador social encontramos:

  • Da informes sociales concretos, que describen problemáticas concretas y proponen soluciones.
  • Asisten a las personas, facilitándoles el acceso a la información sobre recursos socioeconómicos y los acompañan durante todo el proceso.
  • Se encargan de orientar a la persona hasta conseguir mejorar su situación.
  • Se  especializa en Resolución de Conflictos.
  • Administra y planifica diferentes programas y proyectos sociales.

El educador social

Por otro lado, este tipo de profesional, cuya finalidad también recae en mejorar las condiciones de vida de la personas afectadas, posee una formación distinta, de carácter socioeducativa, que le permite trabajar aplicando metodologías de la educación no formal. Por esto, su ámbito de actuación se ajusta más a los centros juveniles, los centros de menores, de educación especial, de educación para adultos, centros sociales de animación sociocultural y centros de servicios a la comunidad. Entre sus tareas están:

  • Establecer una relación de confianza con el usuario para evaluar su caso personalmente y ofrecerle los recursos que necesita.
  • Diseñar y aplicar programas socioeducativos para mejorar la situación de las personas afectadas, atendiendo a las necesidades de cada grupo.
  • Promoción de la vida asociativa y comunitaria.
  • Promoción de la educación multicultural y respetuosa con todas las identidades.

Fuente: Instituto Hes

, , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *