Las ilustraciones de Paula Bonet, licenciada en Bellas Artes por la Universitat Politècnica de València, han dado el salto internacional en exposiciones de París, Berlín o Londres. Uno de sus últimos trabajos ‘Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End’ aúna texto y dibujo propios de esta vila-realense. No te pierdas lo que nos cuenta y las pinceladas con las que repasa su trayectoria hasta la actualidad.

Si te interesa saber más sobre la ilustradora Paula Bonet, lee nuestra entrevista.

Complementaste tu formación en Santiago de Chile, Nueva York y Urbino. ¿Qué aprendiste en esos lugares?

La experiencia que más me marcó fue la de Santiago de Chile, llegué allí huyendo de Valencia. Tenía 21 años y decidí hacer el viaje completamente sola. En Santiago aprendí muchas cosas, y no solo sobre técnicas pictóricas o de grabado, vi qué significaba estar sólo en un contexto que no es el tuyo y qué importante y constructivo era aprender a disfrutar de la soledad.  Aprendí a entender otros puntos de vista, otros modos de hacer, otras maneras de valorar el arte y la vida. En Urbino estuve en varias ocasiones, siempre que podía asistía a los cursos de verano que ofrece Kaus Urbino, una escuela de grabado que organiza cursos internacionales y en los que coincides con alumnos de nacionalidades y edades muy distintas a la tuya. Estuve en Nueva York gracias a una Beca de Creación Artística que me permitió convertir una cocina de un piso minúsculo de Brooklyn en un taller de pintura y perderme en los flea markets buscando fotos antiguas que después pintaba haciendo homenajes continuos a Gherard Richter i a Paul Auster y sus teorías sobre el azar. Pude ver en directo mucha obra de Richter y de Hopper, dos pintores que en aquel momento me tenían obsesionada.

¿Percibiste que la formación en tu campo cambia mucho de unos países a otros?

Sí, en algunos lugares se valora mucho más la forma, en otros el modo, en otros el contenido. Creo que a la hora de concebir un proyecto propio es importante ser consciente de todos los modos de entender la pintura o el g1875P1200rabado (o la música, la ilustración o el arte que sea), y así poder decidir sobre qué pilares construirlo.


¿Crees en eso de que hay carreras universitarias con más salidas laborales que otras?

No lo creo. Si yo me hubiera dejado llevar por las salidas que ofrecían las carreras en el momento de marcar la que quería cursar (hecho que en aquel momento pensaba que tendría que decidir de esa manera, según las salidas) habría marcado la X en la casilla de Derecho.


¿Cómo has encontrado tu hueco actual en el mundo profesional de las Bellas Artes? 

A base de trabajo y de insistencia. A base de no cansarme a pesar de las derrotas. Creo que la ilusión, la pasión, el vivir las cosas con intensidad y creyendo en ellas también me ha ayudado.


¿Qué nuevos retos o ámbitos profesionales te planteas explorar en un futuro?

Ahora mismo estoy empezando a conocer el mundo editorial, un campo en el que me siento muy a gusto y que me está permitiendo desarrollar una serie de proyectos que creo que sería difícil desarrollar en otros campos. Me gusta proyectar poco, siempre he vivido el presente de manera muy intensa, dejándome la piel en él. Creo que, como esto es algo que no puedo evitar, seguiré viviendo así: intentando hacer las cosas de la mejor manera posible, intentando ponerlo todo en el proyecto en el que esté embarcada en cada momento.

, , , , , ,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *