El baile es una forma de expresión y comunicación, un arte, una diversión que puede pasar de una afición a una profesión. Todo depende del objetivo con el que lo practiquemos y de lo que pretendamos conseguir bailando.

Para aprender a bailar debemos partir de esta premisa y tener muy claro dónde queremos llegar y qué actitud tenemos. ¿Queremos aprender a bailar como una afición, como un entretenimiento o una buena manera de hacer ejercicio físico? o ¿queremos dedicarnos al baile o aprender a bailar de una forma más profesional?

Si nos planteamos el baile como una afición…

1.- En casa. Si queremos aprender a bailar sin movernos de casa podemos recurrir a varias posibilidades:

  • Hay a la venta numerosos cursos de baile, de todos los niveles y estilos, en formato DVD. Los podemos encontrar en quioscos, centros comerciales, tiendas especializadas, etc…
  • Internet se ha convertido hoy por hoy en una gran herramienta. Encontramos interesante tutoriales de baile en youtube o academias de baile online.
  • Los teléfonos móviles también nos pueden ayudar. Hay diversas aplicaciones o APP’s para descargar que nos enseñan a bailar.

2.- Fuera de casa. Si lo que queremos es aprender a bailar fuera de casa, dedicando unas horas a la semana y de forma más lúdica, podemos ir a:

  • Centros cívicos y culturales, asociaciones vecinales.
  • Gimnasios.
  • Escuelas de baile privadas.
  • Para los más pequeños, como actividad extraescolar en escuelas, pabellones municipales o centros privados.

466064695

Si nos planteamos el baile como una profesión o a unos niveles de aprendizaje más elevados…

1.- Centros y escuelas de baile especializadas. Si queremos aprender a bailar y continuar avanzando en unos niveles de mayor exigencia podemos recurrir a centros y escuelas de baile especializadas. En los últimos años han proliferado de forma muy significativa este tipo de escuelas, tanto para niños como para adultos.

2.- Conservatorios de Danza. Si lo que nos planteamos es hacer del baile una profesión lo más adecuado es acudir a los Conservatorios de Danza, donde se pueden obtener títulos superiores equivalentes a las licenciaturas universitarias.

También se puede hacer un Grado Medio de Danza que, después, le permitirá al alumno poder acceder al Conservatorio. En este tipo de centros, además de niveles elementales de danza para niños de entre 6 y 12 años, se imparten los estudios profesionales. Según la Comunidad Autónoma en la que se encuentra el Conservatorio, el currículum puede variar. Pero, en general, se acostumbran a impartir 3 tipos de danza diferentes: danza clásica, contemporánea y danza española.

Para poder acceder a estos estudios se requieren unos requisitos mínimos, como Bachillerato o Grado Medio de Danza, o bien una prueba de acceso que se adapta a cada especialidad y en la que hay que demostrar un nivel suficiente para poder entrar en la escuela.

,

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *